Alberto Gil ha presentado su nueva obra “A mi madre: recuerdos y versos”

Juan Carlos, Alberto y Teresa ante el público

Un claro y cariñoso homenaje a su madre y, por extensión, a todas las madres

El escritor ciego Alberto Gil Pardo acaba de presentar su nueva obra literaria “A mi madre: recuerdos y versos”. Una recopilación de relatos cortos y poemas que el autor dedica, como su propio título indica, a su madre y, por extensión, a todas las madres. “Un homenaje a esa figura que tanto hace por que estemos aquí, las que nos dan la vida, nos escuchan, renuncian, nos apoyan, nos comprenden... y más cuando está por medio la discapacidad”, explicaba Gil en el arranque de la presentación

Escribe el autor en la contraportada que «este libro es el fruto fecundo del amor a la madre, en mayúsculas, y a una madre con nombre. Se llama Lucrecia Celia, y es mi madre».

Y bajo esta premisa, arranca su presentación con la interpretación musical de Carlos (guitarra) y Mónica (voz, cantante con discapacidad visual y madre) de la canción “Guerrera” de Valeria Castro.

Cuenta Alberto Gil que la idea le surge de forma espontánea e intuitiva en el verano de 2022, en Zaragoza. No sé cómo animar a mi madre, que se ha quedado en una especie de cárcel que se llama ictus. Entonces, empiezo a escribir en esa casa, en la que había compartido tantas cosas con ella, ‘La cartera: el primer recuerdo’.

«Hoy quiero decirle a mi madre que aún no he olvidado aquella cartera nueva que me compró hace cincuenta años. Recuerdo muy bien la emoción que sentí, como si fuera ahora...»

Alberto junto a su madre en el momento en que le entrega el libro“La persona que me acompaña, Daniela, lee a mi madre el recuerdo y ella, que ni habla y apenas se mueve, llora. Y, así, empiezo a escribir recuerdos y poemas, que tienen la misma reacción en ella”

A partir de ahí, el autor decide reunirlos en un libro como homenaje. «Entre recuerdos y versos tejo un tapiz de vida junto a ella». “Empiezo a darle cuerpo y así va surgiendo el libro. Después viene todo el tema de la edición y demás, con la idea de regalárselo para su cumpleaños, pero como finalmente se publica antes, decido dárselo para el día de la Virgen de El Pilar de 2023. La reacción suya es inolvidable”, recuerda emocionado.

Recuerdos y versos sobre una vida juntos

La primera parte del libro, Alberto Gil la dedicada a sus recuerdos en forma de relatos. Recuerdos que van desde historias que surgen de los simples utensilios utilizados en aquella época en una casa de pueblo como ‘La máquina de coser’, ‘El cucharón’, ‘La cazuela de chocolate’ o ‘El brasero’; situaciones vividas como ‘De campanadas y otras llamadas’, ‘Devanando la lana’, ‘Jornada electoral... Tal vez’ o ‘Regalos’; o sentimientos y sensaciones como ‘Una lección de amor’, ‘Sencillez’, ‘Tu risa, madre’, ‘Ilusión’, ‘Confianza’...

En la segunda parte, el escritor soriano compone una serie de versos dedicados y dirigidos todos ellos a esa misma persona, a cómo es ella, a momentos de su vida, también a sensaciones y vivencias. Por ejemplo, ‘Madre’, ‘Esperanza’, ‘Ecos de sonido’, ‘Fiesta de la poesía’, ‘Olor a limpio’ o ‘Reencuentro’, entre otros.

Dice Gil que todo está escrito con un estilo “muy sensorial”, porque lleva más de 40 años sin ver. Así, el libro recoge “experiencias sensoriales compartidas con mi madre y con mi abuela, muchas de ellas en la cocina, dándole vueltas al puchero y con las brasas que caldean ese espacio, que por aquel entonces era -y ahora es- un lugar de reunión, donde se han contado historias y se ha hecho mucha parte de la vida, sobre todo en los pueblos”, comenta.

De todo lo escrito en el libro, reconoce Alberto Gil que uno de los momentos más emotivos fue el de recordar la boda de sus padres, en un mes de abril de 1963, a su madre vestida de blanco en unos años ya muy lejanos. De ahí surge ‘Aniversario de boda’: «Qué bonita la novia, qué preciosa la de nombre celeste, qué hermosa. Dijiste sí». “Siempre se queda algo. Me costó mucho escribirlo, recuperar recuerdos fue muy duro. Algunos momentos hemos dejado de lado, aunque haya otros en los que tampoco he querido ahondar mucho”, afirma.

Imprime el autor en la contraportada: «En este libro hay mucha vida, aunque sea a golpe de memoria, sensibilidad y empeño. La vida de un hijo ciego sostenida por las manos de su madre, una madre que aprende, se hace fuerte y resiste para él y por él». Una fiel sinopsis de una obra que se completa con el emotivo epílogo escrito por su hermando José Julio Gil Pardo y las ilustraciones realizadas por su sobrina.

Varios momentos de la presentación

Homenaje a todas las madres

Esta presentación preparada a modo de homenaje para todas las madres, y muy en especial para aquellas con discapacidad o con hijos con discapacidad, se celebró el pasado 9 de mayo en la Delegación de la ONCE en Madrid, justo unos días después de conmemorar el Día de la Madre.

En ella, no pudo faltar el testimonio de una de esas madres con discapacidad, Teresa Sánchez Vales, mujer sordociega, quien reconocía todas las emociones removidas a largo de la lectura del libro de Alberto. Y, desde su experiencia, contaba que “la discapacidad ha marcado mi vida. He sido mujer trabajadora, he sido hija, pero sobre todo he sido madre con discapacidad y, en cada espacio de mi vida, he tenido que buscar ese hueco en el que poder encajar todas mis circunstancias. Nuestra sociedad no está preparada para esto”.

También, el Agente de Igualdad de la ONCE en la Comunidad de Madrid, Juan Carlos Villanueva, hizo un pequeño recorrido sobre ‘La madre en la literatura’. Por un lado, madres generosas, abnegadas, sacrificadas, inspiradas en modelos conservadores, y, por otro, madres desnaturalizadas; madres angelicales frente a madres diabólicas y autoritarias, o madres simplemente humanas.... Todas ellas reflejadas en escritos literarios a lo largo de los años. “Solo desde tiempos muy recientes, la figura de la madre en las letras comienza a ocupar el espacio que le corresponde, gracias a estudios literarios feministas y a las escritoras actuales, que la caracterizan desde una perspectiva cercana, personal y basada en la experiencia”, explicaba.

Hubo tiempo también para una lectura en braille dedicada a esta misma figura de la madre, a cargo de Irene, una lectora braille.

Y como colofón, de nuevo la música de Carlos y Mónica interpretando, esta vez, la conocida canción de la artista Rozalén, “La puerta violeta”, todo un referente ya cuando se habla de mujeres.

Yolanda S. Baglietto

Visor de contenido web (Global)

Compartir :

Publicador de contenidos

Calendario

  1. L
  2. M
  3. M
  4. J
  5. V
  6. S
  7. D
  8. 1
  9. 2
  10. 3
  11. 4
  12. 5
  13. 6
  14. 7
  15. 8
  16. 9
  17. 10
  18. 11
  19. 12
  20. 13
  21. 14
  22. 15
  23. 16
  24. 17
  25. 18
  26. 19
  27. 20
  28. 21
  29. 22
  30. 23
  31. 24
  32. 25
  33. 26
  34. 27
  35. 28
  36. 29
  37. 30
  38. 31
Eventos del mes
No existen eventos para este mes

Suscripcion

Suscripción

Suscríbete al boletín de Noticias ONCE de la Comunidad de Madrid
Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones al rellenar el presente formulario serán tratados por Política privacidad

Publicador de contenidos