Tres vendedores de Madrid cuentan su experiencia durante el paso de ‘Filomena’ por la región

quiosco_en_la_gran_via_rodeado_de_nieve_0.jpg

El inicio de año nos sorprendió con la borrasca ‘Filomena’, que llegaba a nuestra Comunidad el viernes 8 de enero, provocando un caos en toda la región, al vernos afectados por una nevada que cubría más de medio metro de espesor la capital. Esto hizo que se paralizará toda actividad, que se vieran interrumpidos los transportes de locomoción y que en su mayoría todo ciudadano se viera confinado en su domicilio de nuevo.

Desde la ONCE en Madrid, se puso en marcha una operativa, desde el momento que se vio el alcance de la nevada el mismo viernes, y se procedió a contactar con todos los vendedores para indicarles que no salieran a la calle, velando por su seguridad. Esto se extendió durante toda la semana siguiente y hasta 10 días después del inicio de la nevada, no se empezó a ver color en nuestras calles para poder iniciar toda la actividad. Algunas zonas empezaron un poco antes, el miércoles, ya que tenían despejadas sus zonas, tanto de venta como domicilios para desplazarse a ellas.

Queremos compartir con vosotros la entrevista de 3 compañeros que vivieron esta nueva experiencia que nos traía la naturaleza y que han querido compartirla.

Relato de Juan Carlos, de Alcalá de Henares

Tras pasar la Navidad finalizando un año con más momentos oscuros que claros y con la esperanza depositada en este nuevo año, llega la gran nevada del siglo, ‘Filomena’, dejándonos otra vez en casa, incomunicados y con la mente puesta en la ansiedad del confinamiento domiciliario.

Otra vez más nuestra casa, la ONCE, estuvo a la altura. Sin titubear nos transmitió tranquilidad, que lo esencial era la seguridad de nuestra gente, su gente, nos dijo que hasta estar seguros para realizar nuestra labor nos quedáramos en casa. Eso a uno le reconforta, saber que detrás de una empresa no solo hay números o cifras de ventas, sino también personas que se preocupan por personas.

En mi caso personal, recibí una llamada de mi director diciéndome que tras realizar los gestores una batida por mi punto de venta, se encontraba despejado de nieve, pero que si tenía algún problema para desplazarme hasta él, que no dudara y me diese la vuelta, que lo primero era mi seguridad. Yo decidí aventurarme y volver a vender. Fue como hacer una yincana: hielo, andar por la carretera, algún que otro pequeño resbalón, algo de miedo por los desprendimientos de las ramas de los árboles y las cornisas…, pero por fin llegue a mi puesto de trabajo, volviendo a levantar las persianas de mi quiosco tras unos días de incertidumbre y viendo con satisfacción como mis clientes, que con cuidado se acercaban a comprar, te iban comentando la nevada y se alegraban de verme, tanto como yo a ellos.

Os dejamos también los audios de Luis Antonio Fernández y Alberto Toledano, ambos de la Delegación.

 

Visor de contenido web (Global)

Compartir :

Publicador de contenidos

Calendario