Las personas ciegas ya pueden dar la vuelta al mundo de Magallanes y Elcano a través de un globo terráqueo accesible

  • Boletín: Nº 70. ABRIL 2021

    Temática: Servicios y actividades Demostración del uso del globo terráqueo

    Las personas ciegas o con discapacidad visual grave ya pueden conocer, con exactitud, la ruta que siguieron Magallanes y Elcano hace ya 500 años para dar la primera vuelta al mundo. Esta innovación docente ha sido posible gracias a la colaboración de la ONCE con la Universidad Complutense de Madrid.

    Basado en el globo terráqueo accesible que la ONCE presentó el pasado año, y conmemorando el 500 aniversario de la primera circunnavegación del planeta Tierra, se ha elaborado una personalización del recorrido que siguieron Magallanes y Elcano para lograr este hito histórico.

    En este nuevo globo terráqueo se muestran las rutas de ida y de vuelta que realizaron los navegantes durante la expedición, que se encuentran claramente diferenciadas, tanto de forma visual, como por tacto, ya que están representadas con líneas discontinuas, en relieve y de distintos colores que, por otro lado, son completamente diferenciables al tacto. Además, y gracias a la impresión 3D, a lo largo de este recorrido también se pueden ver, y tocar, una serie de naves en miniatura a semejanza de las usadas por Magallanes y Elcano.

    El globo terráqueo accesible ha sido presentado en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid por el director del Centro Tiflológico e Innovación de la ONCE, Guillermo Hermida, acompañado por el rector de la UCM, Joaquín Goyache, y el decano de la Facultad, Miguel Luque.

    Esta iniciativa, que ha sido desarrollada por el Centro de Tiflotecnología e Innovación de la ONCE (CTI), permite a todas las personas con discapacidad visual conocer, con detalle, cómo y por dónde fue la primera circunnavegación al planeta Tierra y se convertirá en un elemento de inclusión en las aulas a la hora de estudiar geografía y comprender el mundo.

    Presentación del globo terráqueo en la Universidad Complutense

    Tecnología precisa junto con colores, texturas y relieves

    Además de ser un globo terráqueo visualmente al uso, incorpora una serie de colores que facilitan la identificación de los distintos accidentes geográficos para aquellos usuarios que tienen algo de resto visual.

    Y cuenta con distintas texturas que ayudan a la persona ciega a identificar el espacio en el que se está ‘moviendo’ sobre el globo terráqueo (mar, continentes, ríos...), ya que la tierra tiene una textura totalmente diferenciada del agua o de la montaña.

    Junto a esta diferencia de texturas, relieves y colores, la nueva bola del mundo incorpora una tecnología de última generación en el reconocimiento de la información. Gracias a unas etiquetas totalmente invisibles, situadas en la superficie del globo, y un puntero lector específico para personas ciegas, denominado LEO, un lector facilita en sonido los hitos más relevantes que se fueron produciendo durante esta aventura.

    Así pues, estas etiquetas facilitan una información específica de cada lugar en el que posicionas el dispositivo lector, ayudando a identificar al usuario ciego la zona en la que está interactuando.

    Por otro lado, en la propia peana, además de la identificación en braille del producto, se han habilitado otras dos etiquetas que ofrecen, a través de la síntesis de voz, una breve explicación en relación a este descubridor y al propio viaje.

    Haciendo honor a su temática viajera, la intención ahora es que este globo terráqueo viaje a Sevilla para ser utilizado en los distintos eventos, en conmemoración a este hito histórico, programados en Sevilla y Sanlúcar de Barrameda para este año. Finalmente, el globo se quedará en el Centro de Recursos Educativos de Sevilla para que los alumnos de este centro lo puedan usar.

    En la presentación en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense, el rector Goyache destacó cómo “las nuevas tecnologías prestan mucho apoyo a los estudiantes y a la enseñanza en el aula”; Guillermo Hermida subrayó que con estos modelos se evita referencias como “aquí o allí, que a la personas ciegas no les ayuda en nada”; y el director del Departamento de Historia de América y Medieval y Ciencias Historiográficas, José Manuel Nieto Soria, concluyó que “igual que este viaje modificó la visión del mundo ahora las personas ciegas pueden acceder a él con más facilidad”.