La ONCE recibe la Medalla de Oro de la Academia de las Artes Escénicas de España

  • Boletín: Nº 77. DICIEMBRE 2021

    Temática: Servicios y actividades El director general recoge la Medalla de manos del viceconsejero

    La ONCE ha sido galardonada con una de las Medallas de Oro que la Academia de las Artes Escénicas de España concede a aquellas entidades que trabajan en la promoción de la cultura y de las artes escénicas, durante el transcurso de la ceremonia de entrega celebrada, el pasado 24 de noviembre, en Madrid.

    Con esta Medalla de Oro, la Academia ha querido reconocer la labor que, a lo largo de sus 83 años de historia, viene desarrollando la ONCE en la promoción de la cultura, en general, y más en particular, por el apoyo y la colaboración para fomentar y visibilizar la inclusión de las personas ciegas y con baja visión en el ámbito del teatro.

    El galardón fue recogido por el director general de la ONCE, Ángel Sánchez Cánovas, y el director de Promoción Cultural, Atención al Mayor, Juventud, Ocio y Deporte, Ángel Luis Gómez Blázquez, durante la Gala de Académicos de Honor y Medallas de Oro que la Academia de las Artes Escénicas ha celebrado por cuarta vez, desde su fundación en el año 2014. El encargado de realizar la entrega de la Medalla a la ONCE fue el viceconsejero de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, Daniel Martínez Rodríguez.

    Varios momentos de la gala de la Academia

    Para el director general de la ONCE recibir la Medalla de Oro de las Artes Escénicas de España “nos motiva y nos anima a seguir estando en el escenario con todos vosotros y a seguir peleando para que las Artes Escénicas sean un patrimonio mundial que nos permita, todos los días, destruir barreras y crear valores”. Agradeció la concesión de la Medalla y deseó poder seguir “a vuestro lado para avanzar en el mundo de los escenarios”.

    En la gala también participaron Andrés Ramos Vázquez, director general adjunto de Servicios Sociales para Personas Afiliadas de la ONCE; el reconocido actor y director teatral y asesor de teatro de la institución, Esteve Ferrer, y la jefa del Departamento de Promoción Cultural, Mª José Sánchez.

    Junto a la ONCE, la Academia hizo entrega de la segunda Medalla de Oro a ‘Payasos sin fronteras’ y las Distinciones como Académicos de Honor a Antonio Banderas, Carmen Roche, Julia Gutiérrez Caba y Emilio Gutiérrez Caba. La gala estuvo presidida por Jesús Cimarro, presidente de la Academia, y conducida por la actriz y también académica Cayetana Guillén Cuervo.

    Premios Max de Teatro Aficionado 2013

    En la ONCE, el acceso a la cultura de las personas ciegas y con baja visión ha sido siempre una máxima durante sus ya 83 años de existencia, pero, además, ha tratado siempre de que estas personas no fueran meros espectadores en las diferentes disciplinas artísticas, sino que la inclusión fuera real, desde la propia experiencia personal.

    En el caso concreto de las Artes Escénicas, la ONCE viene realizando un gran esfuerzo para que las personas ciegas disfruten también del hecho cultural, como agentes creadores, y no solo como meros espectadores. Con más de un cuarto de siglo de trayectoria, sus compañías teatrales se han constituido como una referencia de superación personal y como una experiencia de inclusión. Desde las representaciones escolares de antaño al teatro aficionado de hoy, hay un largo recorrido acompañado de muchos esfuerzos y de un proceso de evolución constante. Prueba de ello ha sido potenciar que estos colectivos se integren en asociaciones culturales, al igual que otras muchas compañías de carácter aficionado.

    Los 23 grupos de teatro

    Una representación teatral constituye para una persona ciega o con baja visión un reto de superación personal y es un modo de enfrentarse a las propias limitaciones de sentirse uno más. En palabras de Ángel Sánchez, “teatro no es solo contar historias, sino trasladar sentimientos: alegría, tristeza, miedo, valentía, ilusión… y para todo eso, no hace falta ver, aunque seas ciego, si tienes la actitud y la pasión, puedes hacerlo. Además, cuenta con evidentes beneficios: la movilidad, la educación del gesto, la postura, la seguridad, la autoestima, el reconocimiento, la integración grupal y social y la autonomía personal, que crece paralelamente a su grado de inclusión en la sociedad.

    El teatro y su experiencia, así como todo lo que le aporta la necesaria interacción con otros actores y actrices con o sin discapacidad, le faculta como miembro pleno de las Artes Escénicas y, en definitiva, le empodera como un ciudadano más, en cualquier situación. Por esta razón, la ONCE impulsa y promueve la incorporación y participación de estos grupos de teatro aficionado en los circuitos culturales que ya existen en nuestro país, evitando crear un circuito paralelo que diferencie y aísle su creatividad.  La inclusión en las tablas es real y posible, y prueba de ello es la participación en algunos de los principales festivales de nuestro país, como el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro o el de Mérida.

    Por eso, sin abandonar su carácter amateur, la ONCE trata de dotar a estos grupos con el rigor técnico y profesional necesarios para la consecución de sus objetivos que les han hecho llegar incluso a ser ganadores globalmente del Premio Max de Teatro Aficionado, uno de los más prestigiosos galardones de artes escénicas.

    'La Luciérnaga', un ejemplo de ello

    Uno de estos grupos de teatro es 'La Luciérnaga', integrado en la Asociación Cultural de Personas con Discapacidad Visual de la Comunidad de Madrid, que lleva más de 35 años sobre los escenarios. Una de sus actrices más veteranas, Esther Higueras, componente del grupo desde hace 26 años, asegura que "es un orgullo enorme, que nos llena de ilusiones y responsabilidad de seguir haciendo con más entusiasmo, si cabe, nuestro teatro”. Higueras está convencida de que hoy en día los actores y actrices con discapacidad visual pueden actuar en igualdad de condiciones. “La inclusión es posible porque en el teatro de la vida cabemos todos, y en esto la ONCE nos ha apoyado y hemos conseguido estar en un sitio donde la inclusión está a flor de piel, en el Festival de Teatro Clásico de Almagro” . 

    Siente la actriz madrileña que “la ONCE -para ella su verdadera compañía de teatro- ha creído en nosotros y nos ha catapultado a sitios maravillosos, porque mis mejores momentos teatrales los he hecho a ciegas, a través de la Organización . 

    Esther Higueras lleva “el teatro en las venas” porque su padre ya era director teatral y ella comenzó a dar sus primeros pasos siendo muy pequeña. En los últimos 26 años siempre ha estado acompañada y arropada por el teatro y por sus compañeros y compañeras de La Luciérnaga, incluso en los peores momentos de su vida. Cuando sube al escenario, cualquier obra que hace es como si fuera la primera y ante su miedo, su modo de escape es comenzar a “escuchar el público, el murmullo, las voces que hay… y quiero ya empezar a empatizar con el público, porque el teatro es eso, un intercambio de energías y de emociones y una forma de llegar al corazón del otro, y para eso no hace falta la vista”.

    lLa Luciérnaga en Almagro

    ¡¡FELICIDADES LUCIÉRNAGA!!