Oro para los judocas paralímpicos madrileños María Manzanero y Daniel Gavilán en Egipto

  • Boletín: Nº 81. ABRIL 2022

    Temática: Protagonistas ONCE y entorno Todo el equipo español sobre el Podium

    Los judocas paralímpicos ciegos o con baja visión han cosechado dos medallas de oro y una de bronce en el Egyptian Pyramids International, primera gran competición de la temporada fuera de nuestras fronteras. 

    Daniel Gavilán y María Manzanero se llevaron los metales dorados, mientras que Sergio Ibáñez subió al tercer cajón del podio. El vigente subcampeón paralímpico en los Juegos Paralímpicos de Tokio (-66 kg) debutaba en la categoría -73 kilos J2, ya que ha tenido que cambiar por la nueva normativa de judo.

    La gran noticia vino de manos de la joven madrileña María Manzanero que hacía su debut en un campeonato internacional absoluto. Y no lo pudo hacerlo de mejor manera ya que conquistó la medalla de oro en su categoría (-57 kg).

    Daniel Gavilán con la medalla de oroPor su parte el veterano Daniel Gavilán, también de Madrid, que no pudo clasificarse para los pasados Juegos, se llevó el oro en -60 kg tras duros y disputados combates sobre el tatami de Alejandría.

    Cabe destacar el debut a nivel internacional absoluto de otro de los jóvenes judocas de la Federación Española de Deportes para Ciegos, Adrián Taboadela, quien se topó con la experiencia de sus rivales que le impidieron obtener un mejor resultado. También debutó con el equipo Marina Fernández, en este caso como nueva técnica de Judo de la Federación.

    Gran resultado de los judocas españoles de cara a este nuevo y corto ciclo paralímpico, que tendrá su continuación en el mes de abril con la disputa del  Grand Prix de Antalya (Turquía).

    El judo, un deporte con mínimas adaptaciones

    El judo es uno de los deportes con menos modificaciones para personas ciegas y sólo es preciso que los combates se inicien con los dos deportistas agarrados. Si se sueltan, el árbitro para que vuelvan a cogerse.

    Existen también, algunas otras modificaciones, relativas a la forma de transmitir por parte de los árbitros a los deportistas las señales, ya que no lo podrán hacer por gestos, tal y como se hace habitualmente. Además, en este deporte existe una alta participación de personas con sordoceguera, por lo que la forma de darles los avisos también está adaptada al tacto y recogida en el reglamento.