El Ayuntamiento de Madrid destinará tres millones de euros al Plan Adapta Madrid 2022

  • Boletín: Nº 82. MAYO 2022

    Temática: CERMI y Tercer Sector Plan Adapta 2022

    La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de la capital de España aprobó, el pasado 21 de abril, la convocatoria pública de subvenciones del Plan Adapta Madrid 2022 por un importe de tres millones de euros, destinado a financiar las actuaciones de adaptación de las viviendas para personas con discapacidad y de locales en planta baja de edificios de uso residencial en la ciudad de Madrid para eliminar barreras arquitectónicas. 

    Según detalló en rueda de prensa la portavoz municipal, Inmaculada Sanz, el Plan Adapta subvenciona actuaciones tan distintas como la adaptación de cuartos de baño y cocinas; adecuación de puertas, pasillos y pavimentos; instalaciones de domótica y colocación de grúas; aislamientos acústicos en el interior de la vivienda, así como otras medidas principalmente destinadas a garantizar la seguridad y la autonomía en viviendas de personas con discapacidad física, sensorial e intelectual.

    Con esta convocatoria se pretende realizar en torno a 1.000 actuaciones de adecuación. Este plan está dirigido a personas con discapacidad igual o superior al 33% que incluya grado de movilidad reducida positivo o que sea de carácter sensorial, personas con discapacidad visual igual o superior al 65% y personas con discapacidad intelectual igual o superior al 33%.

    El pago de la totalidad de la subvención se realizará de forma anticipada. Para este año 2022, la principal novedad es la subvención de accesibilidad también para locales, además de nuevas actuaciones como grúas portátiles, sensores de presencia y bucles de inducción magnética en videoportero.

    Para las personas con discapacidad igual o superior al 75%, la novedad es el incremento del importe de la subvención al 90% (primeros 1.000 euros al 100%) y el aumento de la cuantía máxima de subvención por vivienda hasta los 30.000 euros.

    Para los locales situados en planta baja de edificios de uso residencial, se subvenciona tanto el acceso del local como los itinerarios horizontales correspondientes en un 70% sobre el coste de la actuación y el 100 % en los primeros 1.000 euros, siendo la cuantía máxima de subvención por local de 20.000 euros. El porcentaje se incrementa al 90% y a una cuantía de 30.000 euros en locales cuyo objeto, actividad o servicio esté relacionado con las personas con discapacidad.

    Sanz recordó que el Plan Adapta, pionero en España, está pensado para que las personas con movilidad reducida, discapacidad sensorial e intelectual puedan adaptar el interior de sus viviendas y conseguir así una vida más autónoma y en igualdad de condiciones que el resto de los ciudadanos.

    Accesibilidad del mobiliario urbano

    Por otro lado, la Junta de Gobierno del consistorio madrileño aprobó además un contrato con gasto plurianual para sustituir los bolardos, barandillas, vallas y bancos que no se ajusten a los criterios vigentes de accesibilidad universal para personas con discapacidad.

    Este contrato, según explicó el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, supone la renovación de 2.608 metros lineales de barandillas y pasamanos de nueva instalación en escaleras y rampas, 1.108 metros de vallas, la colocación de 875 nuevos bancos con criterios accesibles y la sustitución de 5.559 bolardos.

     El Gobierno municipal aprobó este contrato, dependiente del Área de Medio Ambiente y Movilidad, con un gasto plurianual de dos millones de euros (IVA incluido) distribuido en tres lotes.

    El primero de ellos se destina a la sustitución de bolardos por un importe total de un millón de euros; el segundo lote tiene como fin la renovación de los bancos con una cuantía de 528.000 euros; mientras que el tercero, dirigido a instalar las barandillas y vallas que no cumplen con los criterios vigentes de accesibilidad, cuenta con un montante económico de 423.000 euros.

    La fecha prevista para iniciar la renovación de este mobiliario urbano es el 1 de octubre de 2022, estipulándose un total de ocho meses para que el mobiliario de cada lote esté sustituido.

    Los materiales que serán renovados tienen que ver, en el caso de los bolardos, con su altura y diámetro. En lo referente a los bancos, barandillas, y pasamanos, con su altura, anchura y liberación de obstáculos para hacer posible el acercamiento a usuarios de sillas de ruedas o carros de bebé. “Todos estos elementos deberán ajustarse a la homologación municipal, además de cumplir con los criterios vigentes de accesibilidad universal”, remarcó Carabante.