La ONCE recoge en España el premio Ciudadano Europeo 2016

  • Boletín: Nº 20. OCTUBRE 2016

    Temática: Te interesa Ana Peláez y Alberto Durán junto a Rosa Estarás en el momento de la entrega del Premio

    La ONCE recogió en España, el pasado 23 de septiembre, uno de los premios Ciudadano Europeo 2016, que concede anualmente el Parlamento Europeo a propuesta de sus eurodiputados Un galardón que reconoce las actividades o acciones de ciudadanos, grupos, asociaciones u organizaciones que han mostrado un compromiso excepcional fomentando la mayor integración entre ciudadanos de los Estados miembro o promoviendo la cooperación transfronteriza o transnacional dentro de la Unión Europea.

    También se destacan los proyectos consagrados en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, con los que ONCE, su Fundación y su grupo de empresas sociales ILUNION vienen demostrando hace años su decidido compromiso.

    El premio fue entregado por la eurodiputada Rosa Estaràs -la misma que propuso la candidatura de la Organización-, a Alberto Durán, consejero general adjunto al presidente de Cooperación y Relaciones Institucionales de la entidad, en un acto celebrado en la sede de las instituciones de la UE en España (Paseo de la Castellana, 46), acompañado de Ana Peláez, directora de Relaciones Internacionales de la ONCE.

    En el mismo acto, también recogieron galardones las entidades españolas Proactiva Open Arms, entregado por el eurodiputado Miguel Urbán, y Gautena (Asociación Guipuzcoana de Autismo), entregado por la eurodiputada Izaskun Bilbao. El jurado de los premios estuvo formado por cuatro vicepresidentes de la Eurocámara, dos expresidentes y diversas personalidades.

    La ONCE y su Fundación, abiertas al mundo

    La ONCE y su Fundación avanzan en su labor de inclusión social de las personas ciegas y con otras discapacidades, extendiendo su modelo a América Latina y la Unión Europea, entre otros lugares del mundo, que valoran su modelo económico y social sostenible, solidario y generador de riqueza para toda la sociedad, especialmente para millones de personas con discapacidad.

    Una estudiante ciega de la escuela de Tirana reconoce al tacto un mapa de Europa en relieveEn el ámbito más solidario, la ONCE y su Fundación tienen un papel activo en más de 25 estados, además de los vecinos comunitarios: trabaja en proyectos de educación y empleo en 19 países latinoamericanos a través de la Fundación ONCE para América Latina (FOAL); y extienden iniciativas educativas a puntos de Europa que han resultado afectados por conflictos bélicos, como la zona de los Balcanes, donde un equipo de impresión en braille y la formación de profesionales han hecho posible la constitución de un centro de recursos educativos.

    Existe también presencia de la ONCE y su Fundación en África, por ejemplo en los campamentos saharauis en Argelia, único lugar de ese continente donde todos los niños ciegos están escolarizados gracias a proyectos educativos de la Organización. También se trabaja en iniciativas culturales en Marruecos o de empleo e inclusión en Túnez.

    En el ámbito de la representación, la ONCE participa muy activamente en el sector asociativo mundial de las personas ciegas, tanto en la Unión Europea de Ciegos como en la Unión Mundial de Ciegos a través de sendas vicepresidencias; forma parte activa del Foro Europeo de la Discapacidad; trabaja en el Comité de Expertos de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, además de tener presencia en muchos otros foros internacionales de la discapacidad.

    Los datos que confirman el trabajo de la ONCE fuera de nuestras fronteras son rotundos: 121.684 niños con discapacidad visual grave escolarizados en América Latina en los últimos cuatro años; 52.133 adultos ciegos formados para el empleo, muchos de ellos trabajando, lo que les permite pasar de vivir ocultos, apartados y olvidados, a ser, en algunos casos, el único sustento de su familia; todos los niños ciegos de los campamentos saharauis escolarizados; centros de producción de material educativo en la zona de la guerra de los Balcanes; impulso a la discapacidad en Túnez, tras la primavera árabe; mejora de la accesibilidad en países como Uruguay, Costa Rica o Ecuador; o más de 15 años incorporando en las directivas comunitarias avances en transporte accesible, empleo o educación para 80 millones de ciudadanos europeos con discapacidad.

    Visibilidad de las personas con discapacidad

    El modelo de inclusión social de la ONCE y su Fundación se extiende por el mundo para lograr la plena autonomía de las personas con discapacidad, pero también para garantizar su visibilidad, que debe partir de la convivencia diaria con el conjunto de la ciudadanía.

    En definitiva, la ONCE y su Fundación han conformado un modelo de inclusión social de la discapacidad único en el mundo, reconocido ampliamente fuera de nuestras fronteras. Un claro ejemplo indirecto de ello ha sido la concesión a la ONCE y su Fundación del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2013, así como a España del prestigioso Premio Internacional Franklin D. Roosevelt Disability Rights, conocido como el “Nobel” de lo social; o las múltiples solicitudes de colaboración que estamos reciben cada año por parte de países como EEUU, Corea del Sur, China o los países nórdicos, entre otros, para conocer mejor el modelo de inclusión que comúnmente lideran la ONCE y su Fundación.

    Éste es un modelo abierto al mundo que de hecho ya colabora con presencia en más de 50 estados para lograr no sólo la autonomía de las personas con discapacidad, sino para mantener su permanente visibilidad social y su convivencia diaria con el conjunto de la ciudadanía de la que forman parte.