Esculturas de Raúl Bravo y un libro ¡para tocar! de Miquel Barceló en el Museo Tiflológico

  • Boletín: Nº 49. MAYO 2019

    Temática: Te interesa Raúl Bravo con dos de las esculturas que se exponen

    El Museo Tiflológico de la ONCE expone 12 obras de Raúl Bravo que pueden verse y tocarse, hasta el próximo 25 de mayo, en horario de martes a viernes, de 10 a 15 horas y de 16 a 19 horas; y sábados, de 10 a 14 horas, en la calle La Coruña, 18, Madrid.

    La exposición ‘Danza’ muestra al visitante obras pictóricas y escultóricas que representan el movimiento y las emociones del cuerpo humano, a través de formas sintéticas. Están realizadas con pequeños fragmentos de madera recuperada y tratada que, en palabras del autor, formalmente dialogan entre sí debido a su diferente composición, tipo, forma y color.

    Raúl Bravo considera que el sentido del tacto juega un papel muy importante en esta exposición, al permitir al público tocar las obras y percibir sus cualidades de aspereza, suavidad, dureza, temperatura y estructura formal.

    Raúl Bravo (Madrid 1975), es licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Obtuvo una beca Erasmus, en 1998, en la ciudad de Leeds (Reino Unido), donde desarrolló proyectos en sistemas de grabado y pintura; que se expusieron en una muestra individual en la Leeds Metropolitan University.

    Bravo, ha realizado exposiciones individuales y colectivas como en Italia (Florence Biennale-Biennale Internazionale di Arte Contemporanea); Nueva York (A.I.R. Gallery y Artexpo 2015); Alemania (Altes Zollhaus, Herrnburg y Schloss Mitsuko, Todendorf); Inglaterra (Leeds Metropolitan University); o Polonia (Barwy Oliwy, Bursztynowa II, Gdansk).

    En España ha expuesto su obra en Madrid (F.E.M. Festival Edición Madrid, Galería Kreysler); Barcelona (Ilussion Hands); Segovia (Casa de la Alhóndiga, Torreón de Lozoya y Escuela de Arte Casa de los Picos).

    Su obra se encuentra en diversas colecciones públicas, como CA2M, Centro de Arte Dos de Mayo (Madrid); Instituto Nacional de Estadística; Ayuntamiento de Segovia-Concejalía de Cultura; o entidades como Ferrovial; ENAIRE; KPMG; Pepe Jeans London, entre otras.

    Bravo ha desarrollado piezas de diseño en madera, metales y otros materiales para diferentes empresas; y diseñado stands para diversas entidades y congresos.

    Donación de Miquel Barceló

    Además, desde el pasado 17 de abril, el Museo tiene expuesto el libro donado por Miquel Barceló, ilustrado y con relieves, listo para tocar. Se trata de un volumen de gran formato, que incluye 48 litografías y 6 láminas en relieve, que juegan con la escritura en braille de ‘El libro de los ciegos’, de Evgen Bavcar.

    En sus 81 páginas, la obra donada por Barceló con motivo del 80 aniversario de la ONCE, muestra relatos escritos en braille antiguo acompañado de ilustraciones e impresiones en golpe seco. De este libro, en 1993, se editaron 180 ejemplares firmados por el artista de los cuales se hicieron 50 en español, 50 en inglés y 50 en francés, además de 30 ejemplares no destinados a venta.

    En cuanto a las ilustraciones, el libro está compuesto por 48 litografías originales, las cuales fueron realizadas sobre piedra por Miquel Barceló y ‘tiradas’ en la prensa de Item París. Las 22 láminas en relieve se estamparon según los moldes originales del artista. El papel puro chiffon ha sido fabricado a mano por Les Maitres papetier de Angoumois, en el Moulin de Fleurac. Se terminó de imprimir en París el día 21 de enero de 1993.

    Las manos de dos personas ciegas tocan el libro de Miquel BarcelóEl texto es una novela en la que una persona ciega va a el psicólogo y éste hace un estudio para demostrar que, a pesar de la pérdida de la visión, los recuerdos de los colores y resto de sensaciones permanecen vivos en la memoria.

    Miquel Barceló nace en Felanitx (Mallorca) en enero de 1957. Un viaje a París en 1970 le permite descubrir el Art brut, estilo que deja una fuerte influencia en las primeras obras. En 1986 se le concede el Premio Nacional de Artes Plásticas. En el año 2003 recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. Expone su obra en los museos y salas más importantes del mundo. Merece destacar la que, en 1996, le dedica el Centro Pompidou de París.

    Su obra abarca desde inmensas telas y murales hasta esculturas de terracota y cerámica. En noviembre de 2008 se presentó al público la decoración de la cúpula de la Sala XX del Palacio de las Naciones Unidas de Ginebra, bautizada como ‘Sala de los Derechos Humanos y de la Alianza de Civilizaciones’. Entre las características de su obra destaca la inspiración en la naturaleza, así como en el Mediterráneo y África. El continente africano le ha maravillado tanto que ha instalado su taller en Malí, aunque también reside en Mallorca y París.

    Evgen Bavcar nace en 1946, en un pueblo esloveno. Debido a dos accidentes pierde totalmente su vista a los 11 años. Su primera fotografía la toma a los 16. Coloca la cámara a la altura de su boca y saca la fotografía guiándose por las voces de los retratados. Pero también utiliza las técnicas. Muchas de sus fotografías son fruto de montajes por superposición, procedimiento dificultoso. Bavcar sostiene que su fotografía nace de la penumbra. A menudo sus trabajos muestran imágenes expuestas largamente: deja abierto el obturador mientras se acerca y recorre los objetos con una linterna o incluso con una vela. Para guiarse, se vale de su tacto o de algún asistente. La obra de Bavcar se ha podido ver en la Bienal de Arte Contemporáneo de Fundación ONCE.