La Unión Internacional del Notariado y Fundación ONCE se unen en la defensa de los derechos de las personas con discapacidad

  • Boletín: Nº 41. SEPTIEMBRE 2018

    Temática: Solidaridad Alberto Durán y José Marqueño estrechan la mano tras la firma del convenio

    Fundación ONCE y la Unión Internacional del Notariado, con presencia en 87 países del mundo, han alcanzado un acuerdo para contribuir a la aplicación efectiva y coherente de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

    El objetivo es implicar a los notarios que prestan su función en estos países, más de 300.000, en la realización de actividades conjuntas para promover los derechos de las personas con discapacidad reconocidos por la ONU y así contribuir a mejorar la calidad de vida de los 650 millones de personas con discapacidad que existen en el mundo, así como de sus familias.

    El convenio fue firmado, el pasado 17 de julio, por el vicepresidente ejecutivo de Fundación ONCE, Alberto Durán, y el notario español José Marqueño, presidente de la Unión Internacional del Notariado, en la sede del Consejo General del Notariado. También estuvieron presentes José Ángel Martínez Sanchiz, presidente del Consejo General del Notariado, y Almudena Castro-Girona, presidenta de la Fundación Aequitas del Notariado español y de la Comisión de Derechos Humanos de la UINL.

    En virtud de este acuerdo, la Comisión de Derechos Humanos de la Unión Internacional del Notariado, presidida por la notaria española Almudena Castro-Girona, impulsará en colaboración con Fundación ONCE una serie de medidas para sensibilizar a los notarios sobre las necesidades y demandas de los ciudadanos con discapacidad. Entre estas medidas destacan el intercambio de información y ejemplos de buenas prácticas en la materia entre los países miembros; la accesibilidad jurídica y física al servicio público notarial, y la organización de acciones formativas sobre cuestiones jurídicas relacionadas con la discapacidad.

    La Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas, que entró en vigor en mayo de 2008, tiene como principal propósito asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos por todas las personas con discapacidad.