Vuelven los servicios habituales en todos los centros de ONCE Madrid tras el confinamiento

  • Boletín: Nº 62. JULIO-AGOSTO 2020

    Temática: Servicios y actividades Una mujer ciega camina por la calle junto a su perro guía tras el desconfinamiento

    El pasado 15 de junio, además de reactivarse la venta de productos de juego tras el confinamiento, se abrieron todos los centros de ONCE Madrid, la sede de la Delegación y sus diez agencias, para poder prestar los servicios habituales como son la tienda exposición, rehabilitación, apoyo al empleo, biblioteca braille y se siguen dando los de apoyo psicosocial, bienestar social, tiflotecnología y voluntariado.

    Si bien se han retomado las atenciones presenciales, estas se llevarán a cabo previa cita y con las medidas básicas de seguridad que en cada momento se determinen por las autoridades sanitarias y, en general, se exigirá el uso de mascarillas, el lavado frecuente de manos y mantener la distancia física siempre que sea posible.

    A lo largo de estos meses, y a modo de balance, se ha llevado a cabo un trabajo de contacto, asesoramiento y prestación de servicios a distancia por parte de un nutrido grupo de profesionales de los servicios sociales que han estado trabajando para cubrir necesidades básicas de los afiliados, especialmente de aquellos más vulnerables. Se ha dado apoyo psicosocial a afiliados que han vivido situaciones de angustia y ansiedad, también de duelo por la pérdida de seres queridos; se les ha prestado servicio de voluntariado para compras de alimentos, medicinas y también se ha informado sobre la existencia de recursos para otras necesidades básicas; se han atendido casos complejos con las trabajadoras sociales buscando recursos externos e internos para paliar situaciones de vulnerabilidad; los tiflos en remoto han asistido a afiliados en sus puestos de teletrabajo, han resuelto dudas y problemas e incidencias con adaptaciones y con el uso de las herramientas digitales de la ONCE como la biblioteca digital, la App Apolo o el ClubONCE.

    Sin duda, este esfuerzo nos ha permitido estar muy cerca de los afiliados y, prueba de ello, son los datos de contactos realizados y de servicios prestados en condiciones complicadas, porque en muy poco tiempo hemos tenido que aprender a teletrabajar y a atender a distancia, pero los resultados hablan por sí solos.

    Desde el 16 de marzo y hasta el 14 de junio, los profesionales de servicios sociales de la Delegación Territorial de Madrid han realizado un total de 12.265 contactos, según se detalla:

    Residencias: en total se han realizado 790 contactos con afiliados que están en residencias de mayores. En muchos casos los residentes estaban aislados y la información sobre ellos la han trasladado la residencia o los familiares.

    El número de contactos con afiliados mayores de 55 años, muchos de ellos que vivían solos, ha sido de 8.133.

    Se ha contactado con un total de 292 afiliados con sordoceguera a través de la especialista en lenguaje y comunicación de personas sordociegas.

    En total se han gestionado 1.032 servicios de voluntariado, para compras básicas, asesoramiento de recursos para otras necesidades y acompañamiento telefónico.

    En cuanto al apoyo psicosocial se han hecho 761 intervenciones con una duración media de cuarenta minutos.

    Se han realizado 1.257 atenciones por parte de los tiflos por diferentes vías, mail, remoto, teléfono, zoom...