Títeres accesibles para niños con discapacidad visual

  • Boletín: Nº 4. ABRIL 2015

    Temática: Servicios y actividades Los actores de la obra 'Giuseppe y Peppina' junto a los títeres en un momento de la representación

    Los niños con ceguera y discapacidad visual también han podido disfrutar del XIX Festival Internacional de Artes Escénicas para Niños y Jóvenes (Teatralia), que se ha celebrado a lo largo del mes de marzo en la Comunidad de Madrid, gracias a la aplicación del sistema de audiodescripción en alguna de las representaciones.

    El sábado 28 de marzo, La Casa Encendida (Ronda de Valencia, 2), ofreció la función de títeres ‘Giuseppe y Peppina’, a cargo de la compañía El Retablo, con este sistema de audiodescripción para el público con discapacidad visual, gracias a la colaboración y el asesoramiento técnico de la ONCE. A través de sus recepetores, los niños y niñas ciegos pudieron disfrutar de esta obra -dirigida a público infantil a partir de 3 años de edad y público familiar- de la misma manera que el resto de asistentes.

    ‘Giuseppe y Peppina’ es una bella historia de amor ambientada en el circo, delicada, optimista y llena de ternura. Un espectáculo que combina la interpretación, los títeres, la música en directo y la danza, a cargo de dos únicos intérpretes en el escenario. Consta de diversas historias protagonizadas por personajes de circo; pequeños relatos que hablan de las relaciones humanas, de los sentimientos, de las emociones y del amor, contadas por una pareja de artistas que han tenido que dejar su país para buscar en otras tierras una vida mejor.

    Bajo la dirección de Pablo Vergne, ‘Giuseppe y Peppina’ se estrenó en febrero de 2014 en FETEN a cargo de El Retablo, una de las compañías de títeres de la Comunidad de Madrid con mayor proyección nacional e internacional. Creada en 1989 por el propio Vergne, los trabajos de El Retablo se caracterizan por un estilo singular que combina tradición e innovación, economía de medios y máxima expresividad, exploración de materiales y objetos, reciclaje, búsqueda de nuevos lenguajes escénicos y una fuerte conexión emocional con el público de todas las edades.