Reencuentro con la Cultura

  • Boletín: Nº 65. NOVIEMBRE 2020

    Temática: Servicios y actividades Conexión Zoom de la actividad sobre plataformas online de reunión

    Para la Unidad de Atención al Mayor, Cultura, Ocio y Deporte de la Delegación Territorial de Madrid, octubre ha sido, sin lugar a dudas, el mes del reencuentro y la puesta en marcha de lo que muchos tendían a denominar nueva normalidad.

    A lo largo del mes, se han vivido unas semanas de experiencias piloto en muchos aspectos y ha resultado ser un periodo de tiempo de innovación, de implementación de metodologías novedosas, de planteamientos vanguardistas… Y todo para adaptarse a una realidad que, pese a la idea de muchos, va a ser más larga de lo deseado.

    Desde dicha Unidad se han programado un sinfín de actividades, de índole muy variada: musical, deportiva, literaria, cultural, institucional… A través de las nuevas tecnologías se ha podido entablar contacto con los usuarios y seguir con el funcionamiento habitual de las actividades de animación. El arranque ha sido prometedor, ya que varios centenares de usuarios han pasado estas semanas por las diferentes actividades puestas en marcha -gimnasia de mantenimiento, yoga, pilates, piano, guitarra, ajedrez o teatro, entre otras- y todas de forma telemática, con el esfuerzo y complicación que eso supone a profesores y usuarios ciegos.

    Un ejemplo de iniciativa novedosa se dio la antepenúltima semana de octubre, fecha elegida para poner en marcha un pequeño ciclo de conferencias relacionadas con el uso y manejo de las nuevas aplicaciones que están ahora tan de moda en cuanto a telecomunicaciones se refiere: plataformas como Zoom, Meet, Teams o Skype, que ya no suenan a algo extraño o desconocido, sino que están a la orden del día actualmente.

    Debido a la situación actual derivada de la aparición de la pandemia por el covid-19, muchos son los ámbitos en los que las medidas restrictivas y de confinamiento han propiciado que las actividades presenciales hayan ido dando paso a los formatos virtuales. En la Unidad de Cultura de la Delegación de Madrid igual, todas las actividades programadas este otoño son telemáticas. Precisamente por ello, antes de adentrarse en la programación otoñal, se pensó en ofrecer conocimientos e información a los afiliados y futuros posibles usuarios de dichas actividades sobre las aplicaciones más comunes en este sentido.

    La tarde del día 14 y la tarde del día 16 fueron las elegidas para llevar a cabo estas iniciativas difusivas y de divulgación tecnológica. Las conferencias se desarrollaron a través de Zoom. Hubo muy buenas sinergias entre la Unidad de Cultura y la de Autonomía Personal, ya que, en ambas ponencias, a parte de la conferenciante, estuvo presente un técnico especialista en tiflotecnología.

    La ponente tenía un perfil muy apropiado para la ocasión: experta en redes sociales y aplicaciones de telecomunicación. Durante la conexión, se explicaron detalladamente varias de estas plataformas, y se resolvieron todas las dudas que fueron ocasionándose, siempre sin dejar de lado la accesibilidad y teniendo en cuenta las adaptaciones para los ciegos.

    Más de una quincena de afiliados pudo disfrutar en cada una de las conferencias.

    Conferencia intergeneracional

    Otro ejemplo de actividad telemática se dio una semana antes: el viernes 9 de octubre tuvimos la oportunidad de abordar en otra conferencia un asunto tan cotidiano como tabú: el ciclo menstrual.

    En un espacio virtual de divulgación y exposición de argumentos una politóloga y un farmacéutico abordaron el ciclo desde una perspectiva política y sociocultural desde los albores de las primeras comunidades de humanos hasta las más novedosas tendencias del siglo XXI.

    Se plantearon de forma objetiva una serie de hechos y acontecimientos que pudieron, o no, haber tenido su influencia sobre las diferentes concepciones que se han venido teniendo acerca del ciclo menstrual a lo largo de la historia.

    Tuvo una aceptación muy alta, con 18 participantes de todas las edades, con un reparto equilibrado de los perfiles y edades, considerándose una actividad de marcado carácter intergeneracional. Se abrió al final de la conferencia un espacio de ruegos y preguntas que tuvo una participación notable que solo contribuyó a enriquecer más la conferencia. Hubo al menos 12 participaciones distintas con algunas aportaciones muy relevantes de tipo histórico y se resolvieron dudas y preguntas durante varios minutos.