Campamento de Integración centrado en el deporte

  • Boletín: Nº 19. SEPTIEMBRE 2016

    Temática: Servicios y actividades Dos niñas del campamento practican una competición de Judo junto a Sara de Piniés

    Un año más, la Delegación Territorial ha organizado el Campamento de Integración en su ya vigésimo séptima edición, con la participación de 70 chavales con y sin discapacidad. En esta ocasión, coincidiendo con la celebración de los Juegos Paralímpicos de Río, las actividades han estado centradas en el deporte y las distintas disciplinas que se fomentan desde la ONCE. Con juegos y acciones lúdicas, los asistentes al campamento han podido conocer cómo es la técnica o forma de competir en Judo, Goalball, Futbol, Atletismo y Natación.

    Un niño del campamento practica Goalball junto al jugador Tomás RubioAsí mismo, algunos deportistas Paralímpicos como Sara de Piniés (Judo), Tomás Rubio (Goalball), Sara Martínez Puntero (Atletismo), y Jose Ramón Cantero (Natación), entre otros, visitaron el campamento y pudieron compartir con los chavales el conocimiento de su modalidad deportiva, lanzamientos de balón, técnica de judo o las estrategias para lanzar un penalti ciego en fútbol. Algunos de los deportistas llevaron medallas y  ropa de competición para que los chicos pudieran verlas de cerca y tocarlas.

    Además, cada día, los participantes realizaron talleres, como el de reciclaje, y veladas, como la dedicada a la relajación. Y para bajar la temperatura, disfrutaron cada tarde de la piscina, situando este espacio como un punto para charlar, remojarse y disfrutar de ese momento de asueto.

    Como en anteriores ediciones, el Campamento de Integración se ha desarrollado en las instalaciones del Centro de Ocio Rural NaturESCORIAL, una Granja Escuela y Centro de Ocio Rural situada cerca de El Escorial, a 50 Km. de la capital, dividido en dos turnos diferenciados según la edad de los participantes: los niños entre 6 y 11 años formaban parte del grupo de pequeños; y los participantes entre 12 y 17 años, el grupo de adolescentes. En cada uno de los grupos hubo 35 niños, la mayoría de ellos afiliados, y aumentó el número de nuevos participantes en el grupo de niños.

    El Campamento supone dos semanas de convivencia entre los chavales, con sorpresas para los participantes, espacios para la creatividad y expresión corporal, pensar en equipo para localizar pistas y conseguir objetivos en grupo, y entre otras cuestiones, una oportunidad para interactuar con chicos y chicas de otros campamentos que se alojaban en la misma ubicación, y  explicarles y mostrarles aspectos tales como el braille, el uso de las nuevas tecnologías, movilidad, etc. Una actividad que ha tenido un gran éxito e interés por parte de los participantes en otros grupos y que les permitió conocer algo más sobre la vida de una persona con discapacidad visual.

    Algunos de los niños participantes tocan la medalla de uno de los deportistas paralímpicos