1.181 estudiantes ciegos de la Comunidad de Madrid han empezado el nuevo curso

  • Boletín: Nº 9. OCTUBRE 2015

    Temática: Servicios y actividades Un niño ciego junto a sus compañeros de aula utilizando material escolar en relieve

    A lo largo del mes de septiembre, como es habitual, ha dado comienzo el nuevo curso escolar 2015/2016, y con él una nueva etapa con sus cambios y novedades. En la Comunidad de Madrid, alrededor de 1.181 alumnos y alumnas con ceguera  o  discapacidad visual grave afrontan esta vuelta a la actividad escolar y académica, exactamente igual que el resto de sus compañeros y amigos. La cifra total de alumnos a nivel estatal alcanza los cerca de 7.500 estudiantes.

    La práctica totalidad de estos estudiantes está escolarizado en centros de enseñanza ordinarios, es decir, siguiendo el principio de la inclusión educativa, gracias a su esfuerzo y la colaboración y el apoyo específico de los equipos de la ONCE y de las Administraciones educativas, en este caso de la Comunidad de Madrid.

    La inclusión del alumnado con ceguera y discapacidad visual en un ámbito educativo normalizado responde a lo indicado en la legislación vigente, donde existe un único sistema en el que prevalece el derecho de cualquier alumno a recibir una atención educativa equitativa y de calidad, respetando sus necesidades específicas para posibilitar su plena inclusión educativa y social.

    Para ello, los profesionales que componen los Equipos Específicos de Atención educativa a personas ciegas (fruto de convenios de colaboración entre  la ONCE y las Administraciones educativas) trabajan intensamente para planificar el conjunto de intervenciones que van a llevar a cabo durante todo el curso escolar con el fin de facilitar a este alumnado, su profesorado, centros y familias, los recursos humanos y materiales y la intervención que necesiten para facilitar su aprendizaje y para conseguir la inclusión e integración plena en la sociedad, base de su inserción laboral futura.

    Esos cerca de 1.200 alumnos con ceguera y discapacidad visual grave recibirán esta atención educativa en el nuevo curso. De entre todos estos alumnos, 195 se preparan en la Universidad para obtener los conocimientos y aptitudes que les cualifiquen para su posterior incorporación al mercado laboral. En los demás niveles educativos, 242 escolares comienzan la Educación Infantil; 176 están escolarizados en Educación Primaria; 132 han llegado a la Educación Secundaria Obligatoria; 36 cursan Bachillerato; 14 se preparan en la Formación Profesional; 54 en el Centro Escolar de la ONCE y 342 están inscritos en otro tipo de enseñanzas.

    Adaptación de material escolar y otras ayudas técnicas

    Varios niños utilizando mapas en relievePara cada nuevo curso, los servicios de producción bibliográfica de la ONCE trabajan intensamente para que el alumnado con ceguera pueda disponer, desde el primer día de clase, de los mismos libros de texto que sus compañeros, solo que transcritos al sistema braille, así como toda la documentación necesaria (apuntes y cualquier otra documentación de interés) en formato accesible. Muchos de ellos, cuentan además con adaptaciones tecnológicas e informáticas facilitadas por la ONCE para seguir el curso en igualdad de condiciones: ordenadores con síntesis de voz; anotadores y calculadoras parlantes; o impresoras en braille, entre otras.

    Atención específica para todos

    El alumnado con ceguera o discapacidad visual grave, independientemente de su lugar de residencia, recibe el apoyo especializado de alguno de los Equipos Específicos de Atención Educativa, para garantizar la atención a los estudiantes en todas las etapas educativas y en todos los puntos geográficos. En la Comunidad de Madrid, estos Equipos dependen estructuralmente del Centro de Recursos Educativos de la ONCE, situado en el madrileño barrio de Moratalaz.

    Los Equipos Específicos forman parte de los recursos que la ONCE y las Administraciones Educativas de las Comunidades Autónomas establecen en los convenios de colaboración para la atención educativa a personas con ceguera o discapacidad visual grave. Están compuestos por distintos profesionales, expertos en distintas áreas de intervención en discapacidad visual: maestro, técnico de rehabilitación, psicólogo, pedagogo, trabajador social e instructor en tecnología accesible (tiflotecnología).

    Para cada alumno y alumna se elabora un Plan Individualizado de Atención, según sus necesidades,Una niña ciega utilizando una pizarra digital conectada a un ordenador y se le asigna un maestro o maestra itinerante encargado, entre otras funciones, de asesorar al centro y al profesorado de aula, asesorar y orientar a las familias y realizar el apoyo directo que necesite cada alumno. Además, el maestro de apoyo itinerante coordina y realiza el seguimiento de la intervención del resto de los profesionales del Equipo Específico, con el objetivo de conseguir la mayor autonomía del alumnado y responder a las necesidades planteadas por el profesorado de los centros y las familias.

    Por unas aulas accesibles para todos

    Desde la ONCE se continúa trabajando en diferentes ámbitos para conseguir que todos los recursos didácticos sean accesibles para todo el alumnado. Para conseguirlo, se participa activamente en investigaciones y asesoramiento para que el diseño de los recursos tecnológicos responda a los principios de Accesibilidad Universal y diseño para todos.