Víctor Manuel García, mejor vendedor 2017 de la Delegación Territorial de Madrid

  • Boletín: Nº 36. MARZO 2018

    Temática: Protagonistas ONCE y entorno Primer plano de Víctor Manuel García

    Como es ya tradición, y bajo el lema “Buena gente ONCE”, la organización ha vuelto a premiar a los 22 mejores vendedores del año 2017. Entre ellos, Víctor Manuel García, mejor vendedor de la Territorial madrileña, que con sólo 5 años ejerciendo la venta ha logrado este reconocimiento. “Al principio no reaccioné al recibir la noticia. Después me ido dando cuenta de su importancia”, nos comentaba minutos antes de recoger su premio en la cena de gala celebrada el  pasado 2 de febrero, en el Hotel ILUNION Pío XII de la capital. Junto a él, otros 21  hombres y mujeres que han destacado en su trabajo, día tras día, uno por cada centro principal de gestión en toda España (17 Delegaciones Territoriales y cinco Direcciones de Zona), recogieron sus galardones en el transcurso de este acto que supuso el comienzo de un fin de semana de convivencia y ocio en Madrid.

    Y aunque él no tuvo que viajar como el resto de sus compañeros para disfrutar de su premio, estaba encantado de vivir, en compañía de su madre, tan merecido homenaje. “Aunque no me haya tocado viajar la verdad es que, bueno, paso el fin de semana en un hotel. Además he venido con mi madre, de acompañante, que es lo que más ilusión me hace y lo voy a pasar muy bien. La cena de hoy, el tour por Madrid con mis compañeros... No sé, es algo que se sale de la monotonía, diferente, está bien recibirlo”.

    Víctor Manuel pertenece a la Agencia de Carabanchel, barrio en el que vende desde hace años, además de en las zonas aledañas de Campamento, Aluche, y su incursión como vendedor comenzó tras una larga temporada en paro.

    Víctor Manuel recoge el galardón de manos del director general

    Pregunta.- Antes de vender ¿a qué te dedicabas? 
    Respuesta.- Pues además de hostelería durante muchos años, justo antes de vender trabajaba como atrezzista para cine y televisión, en películas, anuncios y series de televisión... Era un  trabajo muy intermitente, tienes meses parado, meses trabajando y me quedé una temporada grande parado. Fue entonces cuando una compañera en Sol me dijo que estaban cogiendo gente en la ONCE para vender y, a la vista de que no encontraba nada, probé. En principio era una alternativa puente para hacer otra cosa, pero me va muy bien y decidí quedarme en la ONCE. De hecho me llamaron para hacer un trabajo en televisión y al principio dije que sí pero luego lo rechacé, porque me encontraba a gusto en la venta y era un trabajo fijo.

    P.- Y cuando te eligieron como mejor vendedor de Madrid ¿cómo te tomaste la noticia?
    R.- Me llamó el delegado territorial, Luis Natalio, y me lo comentó, aunque ya mi familia lo sabía porque habían llamado desde Carabanchel y me lo habían ocultado. Yo en principio no le di mucha importancia, porque dije “bueno, vale, vendedor del año”, y no le di el valor que tiene... Pero luego sí que le he dado la importancia que requiere, porque que entre más de 2.000 compañeros me hayan escogido, no sólo por ventas sino por todo en general, realmente me satisface y me enorgullece muchísimo.

    P.- ¿Pero sí conocías por anteriores ediciones que se entregaba este premio, y quienes han sido los compañeros que lo han recibido ya? 
    R.- Sí, de hecho yo había asistido a una comida en la Delegación Territorial de Prim, por haber sido el mejor de mi agencia, por haber ido evolucionando en cuanto a ventas todos los años. Y he pensado que quizá éste ha sido el motivo. Pero la verdad es que estoy contento, a la par que nervioso.

    P.- Y a lo largo de tus años en la ONCE ¿has podido dar algún premio?
    R.- Pues no. Yo creo que es por eso por lo que me han elegido, soy rentable. He dado premios adicionales pero que no han llegado a miles. Estoy esperando poder dar algún cuponcito premiado que le de alegría a la gente. Pero de momento no he podido, todo llegará. La alegría que he podido dar a alguien es verme a mí vendiendo cupones (risas).

    P.- Además de la venta ¿tienes tiempo para hobbies o aficiones?
    R.- Pues la verdad que la venta me deja poco tiempo, porque en mi trabajo soy bastante serio y responsable, sobre todo con los horarios. Antes sí que hacía algo de gimnasia, ya no, y por eso he engordado 12 kilos, con lo cual... Bueno, dejé la gimnasia porque tengo algunos problemas con las piernas y eso me impide hacer más deporte. Lo único que puedo hacer en ocasiones es dedicar algún  tiempo a la música, el cine..., cosas así.

    P.- ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
    R.- La relación que creas con los clientes. Tener un tú a tú con la gente, empatizar con el público, que te cuenten sus cosas, contar tú las tuyas, y al final ver en ellos la ilusión de que en algún momento les pueda tocar... Porque todos los días me suceden muchas cosas y eso es muy motivante.

    P.- ¿Te ha sorprendido la ONCE una vez que llegas y la vives desde dentro?
    R.- Pese a que hay días en los que el trabajo es muy ingrato, porque a veces la gente te reprocha que no das premios, mi sorpresa fue descubrir que todo esto tiene un buen fin, y que gracias al cupón la ONCE ayuda a muchas personas... Porque si no existiera la ONCE mucha gente con discapacidad ¿dónde estaría? Esta organización ha cambiado mucho la vida de los ciegos que pedían en la calle... Ahora se ha conseguido que la gente ciega tenga un modo de vida digna. Y eso es lo más grande que he descubierto en esta Organización.

    P.- Y a tus compañeros, sobre todo a los que acaban de llegar a la ONCE ¿qué les aconsejarías?
    R.- No soy nadie para dar consejos, pero a las personas que empiezan a vender y quieren continuar para hacer de esto su modo de ganarse la vida les diría que sean responsables en su trabajo, que sean generosos a la hora de emplear tiempo en el trabajo, y mucho esfuerzo. Sobre todo que sean regulares y que no se vengan abajo, porque hay momentos en los uno se desanima. Pero yo sé que con esfuerzo y trabajo al final las cosas salen bien. Además hay un refrán muy verdadero que es “el que algo quiere, algo le cuesta”. Simplemente, regularidad  y esfuerzo. Nadie nos regala nada. Y es evidente que si se lucha por algo al final se consigue.

    Mercedes Leal         

     

    Víctor Manuel en la mesa junto al director general y el presentador Juanma Ortega

    Víctor Manuel en el Photocall junto a su madre