Sara Martínez Puntero, a los 10 años comenzó a dedicarse al salto de longitud

  • Boletín: Nº 18. JULIO/AGOSTO 2016

    Temática: Protagonistas ONCE y entorno Sara Martínez saltando en una prueba de longitud, junto a ella su entrenador observa el salto

    Reconoce que los nervios a veces le juegan malas pasadas en las competiciones pero está trabajando muy duro para conseguir hacer un buen concurso en Río y tratar de luchar por los metales.

    Pregunta.- Acabas de regresar de Grosetto (Italia) con el título europeo en salto de longitud. ¿Qué sabor de boca te ha dejado el Campeonato?
    Respuesta.-
    Pues por una parte muy bien porque he conseguido el oro y eso demuestra que de cara a los Juegos estoy a un nivel similar al del resto de mis compañeras. Y a nivel de marca no estoy muy satisfecha porque pensaba que iba a conseguir mejor marca pero las condiciones que se dieron no fueron las mejores. Aún así me quedo con un buen sabor de boca.

    P.- El equipo español ha conseguido 21 medallas en este Europeo. ¿Consideras que es un buen balance para el atletismo?
    R.- Pues sí, porque además se va renovando la selección, va viniendo gente detrás y se está demostrando que España está a un gran nivel en comparación con otros años. En casi todos los pódium hemos tenido representación española y hemos quedado los sextos en el medallero. No podemos pedir más.

    P.- A nivel personal. Tú empezaste haciendo natación pero ¿cómo descubriste el mundo del atletismo?
    R.-
    Cuando yo estaba en el Colegio de la ONCE, había diferentes escuelas deportivas. Yo practicaba natación con mi hermana pero no llegaba a gustarme demasiado (ahora me das una piscina y soy muy feliz). Entonces mis primos, que hacían atletismo, me dijeron que bajara a probar y teniendo en cuenta que mi madre también había practicado este deporte, pues lo intenté. Comencé con 8 años (todavía conserva la licencia) y hasta ahora no he dejado el atletismo.

    Sara Martínez junto a su entrenador muestran una medalla conseguida por la atletaP.- Tu progresión ha sido fulgurante. ¿Cómo comenzaste a dedicarte al salto de longitud?
    R.- De pequeña hacía de todo para probar qué deporte era el que más me gustaba. A mí no me gustaba casi nada la longitud por el hecho de que me manchaba de arena y nunca caía de culo. Recuerdo que fue Pedro Maroto, mi actual entrenador, el que me enseñó la disciplina con 10 años. Él se dedica más a la velocidad y los saltos. Supo ver que las marcas iban mejorando y que me podía dedicar a ello. También debo reconocer que soy un poco floja a nivel mental y no me gusta sufrir, y los entrenos de largas distancias son muy de cabeza y yo con eso no puedo.

    P.- ¿Y cómo es el día a día de Sara?
    R.- Es muy cansado. Me levanto a las 6 de la mañana, me voy hasta el Consejo Superior de Deportes donde trabajo en la parte de promoción deportiva. Después me voy a entrenar y cuando llego a casa aún me queda tiempo para pasear a mi perro.

    P.- Fuiste a tus primeros Juegos con 14 años. ¿Qué recuerdas de Atenas 2004?
    R.- Debo reconocer que no fueron mis mejores Juegos. Para mí los mejores fueron los de Pekín, excepto la comida; ahí me quedo con Londres 2012. Atenas fue una pasada y nunca olvidaré la entrada al estadio olímpico que estaba a rebosar de gente. Con esa edad lo viví de otra manera, fui a conseguir experiencia y me sirvió para los siguientes campeonatos.

    P.- Afrontas en Río de Janeiro tus cuartos Juegos Paralímpicos. ¿Cómo te preparas para la gran cita del año y evitar lesiones?
    R.-
    ¡Puff!. Yo por suerte nunca he tenido lesiones por carga de entrenamiento. Siempre ha sido por cuestiones anatómicas. Llevo tantos años saltando que acabo con las articulaciones bastante fastidiadas. Ahora comenzamos a entrenar el periodo de carga 6 días a la semana y a mediados de julio comenzaremos a afinar y doblaremos entrenamientos. Necesito una alta carga de entrenamiento porque me veo algo apurada. Acabo de venir del Europeo donde he tenido que estar bien para conseguir buena marca y vamos a estar todos un poco agobiados con el tema del entreno. Al final seguro que sale porque además tengo la ayuda de la Fundación Madrid por el Deporte. Eso sí, será con mucho esfuerzo y sacrificio.

    P.- ¿Y cuál es el objetivo que te marcas para Río?Sara Martínez compitiendo en una prueba de salto de longitud
    R.- Principalmente volver a saltar lo que saltaba antes. Es decir, volver a estar sobre los 5,60 metros. Eso es lo que más me importa. Está claro que si consigo una medalla con esa marca, mejor que mejor. Además yo creo que no van a estar muy caras este año y que puedo tener opciones. Quiero hacer un buen concurso y quitarme la espinita de Londres.

    P.- Una vez estás en los Juegos. ¿Cómo son los días previos a la competición? ¿Sabes llevar bien los nervios?
    R.- No lo llevo nada bien porque me pongo muy nerviosa. De hecho ahora estoy con una psicóloga deportiva. Y los nervios me pasan factura a la hora de competir. La vida en los Juegos es muy distinta a la de fuera. No te enteras de lo que pasa alrededor y es muy diferente. Ves a la gente con la que vas a competir, comes con ellos, vas a la sala de juegos con ellos, les ves entrenar. Es un entorno que no me gusta mucho porque me produce nerviosismo.

    P.- ¿Qué consejo le darías a un joven que se quiere aproximar al mundo del atletismo paralímpico?
    R.- Que lo pruebe. Que aunque uno piense que no puede, seguro que con esfuerzo se consigue. Aunque puedas más o menos, se puede. No es que sea imposible, para ti va a ser más complicado, pero dentro de tus posibilidades, podrás. Es importante no echarse para atrás, cualquier persona puede hacer deporte y la actividad deportiva es algo que tienen que practicar todos los jóvenes porque te quita de malos hábitos.

    Jaime Mulas