Miguel Briceño Borox vendió el premio de 17 millones de euros del Sorteo Extraordinario del Día del Padre

  • Boletín: Nº 5. MAYO 2015

    Temática: Protagonistas ONCE y entorno Miguel Briceño Borox, vendedor que repartió el Extra del Día del Padre

    Miguel Briceño Borox es el vendedor de la ONCE que repartió más de 17 millones de euros en el madrileño barrio de Moratalaz, en el Sorteo Extraordinario del Día del Padre celebrado el pasado 19 de marzo. Miguel es una persona con discapacidad que desde hace dos años vende cupones y otros productos de juego de la ONCE, en la calle Marroquina, zona de La Lonja, muy conocida en el barrio por sus galerías comerciales y bares, como el restaurante Mijares, donde Miguel suele repartir la suerte.

    Pregunta.- ¿Cuándo y cómo supiste que habías sido el vendedor que había vendido el premio de 17 millones de euros del sorteo del Padre?

    Respuesta.- Lo supe el mismo día 19 por la noche, cuando recibí la llamada de Jesús (el director de mi agencia). Me dijo que “si sabía la que había liado”. Un tanto nervioso le pregunté que "qué había hecho", a lo que me informó de que había vendido 10 cupones con el número premiado, entre los cuales se encontraba el de los 17 millones de euros. Me empezaron a temblar las piernas y se lo conté a mi familia, con la que me encontraba y con la que compartí un gran momento, acompañado de una cerveza muy fría.

    P.- ¿Cómo te sentiste al saber que habías sido tú el vendedor que repartió tanta suerte?

    R.- Sentí una gran satisfacción al saber que he hecho realidad el sueño de algunos de mis clientes, que más de una vez me decían que tenía el cenizo porque no les daba nada.

    P.- Además de a tus compañeros, ¿se lo has dicho a alguno de tus familiares, amigos? ¿Cómo han reaccionado al respecto?, ¿te han dicho o comentado algo?

    R.- Mis compañeros lo supieron al día siguiente cuando se les informó desde la agencia. Mi familia más cercana la conoció en el momento que me lo comunicaron a mí.
    A mis amigos se lo dije en los días siguientes, a lo que contestaron que cómo no se lo había dado a ellos. Con algunos he tenido que renovar la amistad por ello.
    También se lo dije a mis clientes, los cuales se enfadaron mucho al ver que no habían sido ellos los afortunados, incluso hubo una señora que me recriminó a gritos el que no le había dado el gordo, y, al preguntarla qué número la había vendido me respondió que no me había comprado ninguno. Hay gente para todo.

    P.- ¿Es la primera vez que has “dado” un premio de esta importancia?, seguramente con anterioridad, en algún otro momento has vendido algún cupón o apuesta que también ha proporcionado la suerte a otras personas.

    R.- Vendí hace poco más de un año y medio un premio de 6.200€ con el Cuponazo de viernes, pero no había dado nunca un premio de tan alto importe.

    P.- ¿Crees que este hecho, el haber sido tú quien ha dado este premio tan espectacular, te va a ayudar en el futuro a que tus ventas, en general las de todos los productos que comercializas, aumenten sensiblemente?

    R.- Sí, de hecho mis ventas se han visto incrementadas en el cupón, y más concretamente en el cupón extraordinario de la Madre. En los días inmediatamente siguientes hubo mucha gente que se acercó a comprarme y comprobar si habían sido los afortunados. Espero que a partir de ahora se vean incrementadas las ventas de otros productos activos e instantáneos.
    Los clientes se alegraban al ver que había salido en televisión, incluso hubo algún gracioso que me pidió autógrafos. Alguna mujer me dijo, “Miguel .... queremos un cupón tuyo”.

    P.- ¿Piensas publicitar este acontecimiento de alguna forma para que muchas otras personas o clientes se acerquen a ti buscando su “golpe de suerte”?

    R.- Lo estoy publicitando a través del “boca a boca” dado que tengo un punto de venta móvil, es decir, tengo una zona de venta donde reparto todos los días la ilusión. Además los propios clientes están publicitándome como el vendedor del gordo del barrio.

    P.- Entonces, ¿cómo utilizas el haber dado un premio tan importante para tus ventas diarias, en tus conversaciones con los clientes?

    R.- Es fácil decir que estoy en racha, aunque la gente piensa que si ya lo has dado una vez... Pero, en general, piensan que eres un vendedor con suerte, y de eso se trata, de vender la ilusión de la suerte.

    P.- ¿Tienes alguna técnica, estrategia o truco especial para la venta de cupones en los sorteos extraordinarios? ¿Podrías dar algún consejo o recomendación a tus compañeros para ayudarles a impulsar sus ventas especialmente en la comercialización de esta clase de productos?

    R.- La técnica que utilizo es la de ofrecer mis productos e informar de los premios que pueden obtener con cada uno de ellos. Lo que también me da muy buen resultado es el conformarles a los que no les doy premio, diciéndoles que colaboran con una gran labor social apoyando a las personas con discapacidad con su colaboración y que gracias a ellos, yo tengo trabajo.

    P.- ¿Desde que has dado el premio, tus clientes tienen alguna predilección de números?

    R.- A la mayoría les da lo mismo, dicen que les dé la suerte yo, pero a mí me gusta que ellos lo decidan, así no me pueden regañar por no darles premio. Gracias al TPV siempre encuentro algún motivo, número especial que para ellos es importante, la fecha de la boda, la fecha del divorcio (risas) siempre terminan queriendo jugar algún número en especial.

    P.- ¿No te han pedido repetir el número para este extra?

    R.- Algún cliente lo ha pedido por curiosidad, pero está agotado..., será que alguien espera que se repita. En esto de la suerte, no hay certezas.