Jorge A. Macauda, entre los condecorados por el Rey con la Orden del Mérito Civil

  • Boletín: Nº 7. JULIO/AGOSTO 2015

    Temática: Protagonistas ONCE y entorno El Rey Felipe VI imponiéndole la medalla a Jorge Macauda

    El agente vendedor y consejero territorial de la ONCE Comunidad de Madrid, Jorge A. Macauda, fue uno de los 38 ciudadanos elegidos por la Casa Real para recibir, por parte de su Majestad el Rey, la condecoración de la Orden del Mérito Civil, con motivo del primer año desde la coronación del nuevo monarca, con la que se reconoce a ‘héroes anónimos’, ciudadanos de a pie que cada día se esfuerzan en su trabajo y se sacrifican con sus semejantes. Un acto que se celebró el pasado 19 de junio en el Palacio Real de Madrid.

    De esta manera, la figura del vendedor ha sido así valorada con este reconocimiento expreso de compromiso personal y contribución social, que Macauda quiso dedicar a todos sus compañeros de la ONCE “para que nos sintamos todos orgullosos de esta Casa, que tanto trabajo da y hace tanto por la gente con discapacidad”.

    Jorge Macauda dentro de su quiosco de la ONCEJorge A. Macauda Tremearne es natural de las Islas Canarias, aunque actualmente realiza la venta en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Antes de sobrevenirle la ceguera, a los 30 años, trabajó como ejecutivo en varias empresas internacionales. Es también uno de los miembros del actual Consejo Territorial de Madrid, formado el pasado mes de enero. Macauda considera que “la decisión del Rey de premiar a gente corriente, con valores morales, que se esfuerza en su trabajo diario es un acierto. Como dijo el Rey en el acto estamos representados todos los ciudadanos que ponemos cada día nuestro granito de arena para levantar el país. Es una decisión muy acertada”, aseguró.

    Jorge Macauda explicó a este Boletín cómo recibió la llamada de Casa Real comunicándole la decisión: “cuando me llamaron estaba de vacaciones en la isla de El Hierro, la única que me faltaba por conocer. Justo estábamos en el Parador de la Peña, que fue inaugurado por el Rey Felipe VI, viendo precisamente una foto de aquel momento, cuando me sonó el teléfono. Yo intenté esquivar la llamada, pensando que era de tipo comercial y al decirme que era la Casa Real, lógicamente la atendí y ahí ya me comunicaron que había sido seleccionado para entregarme la Medalla al Mérito Civil. En ese momento, lo primero que hice fue ponerme a llorar porque fue una emoción muy grande y la piel se me puso de gallina, fue un momento muy intenso porque no me lo esperaba".

    De este modo, Macauda vivió dos jornadas de auténtica "locura", la previa a la entrega de galardones en la que se hicieron los ensayos generales con momentos de convivencia entre todos los participantes, que les dieron pie a compartir las historias personales de cada uno. La segunda de ellas fue el propio día de la entrega, que transcurrió según relata él mismo: "el viernes nos vinieron a buscar a las 10 de la mañana para trasladarnos al Palacio Real y, una vez allí, nos volvieron a reunir en una sala anexa para repasar todo lo que teníamos que hacer. Veinte minutos antes de las 12 en punto, que es cuando empezaba el acto, ya nos fuimos colocando todos, tantos los galardonados como los familiares e invitados. A las 12 en punto sonó el Himno Nacional, entraron los Reyes y, en ese momento, la verdad es que tenía maripositas en el estómago porque estar delante de los Reyes...no todo el mundo tiene el privilegio". El acto se celebró en el mismo salón donde una año atrás abdicó el Rey Juan Carlos y donde se firmó la adhesión a la Comunidad Europea, y para Jorge "estar allí es algo que impone".  "Cuando me nombraron -explica- leyeron mi biografía, me acerqué a los Reyes, me condecoraron, me fecilitaron y dieron las gracias por mi trabajo, estrechamos nuestras manos y me volví a mi asiento". Tras el acto, reconoce Macauda que tuvo ocasión de charlar con el Rey alrededor de diez minutos y "es una persona encantadora y cercana. Me comentó lo orgulloso que estaba de la ONCE y de toda la labor que hace en favor de la discapacidad en este país".

    Jorge Macauda considera que la entrega de esta medalla es un reconocimiento a todos los vendedores de la ONCE. De hecho, el mismo día del acto de condecoración, se dedicó a enviar múltiples ‘whatsapps’ a todos sus compañeros para decirles, según él mismo explica, que el premio lo recogía él, pero “es para todos y cada uno de los vendedores de la Organización, para que todos nos sintamos orgullosos de esta Casa, que da tanto trabajo y hace tanto por la gente con discapacidad”. Contó que no es el vendedor que más productos de juego de la ONCE vende pero sí reconoció que vende “bastante”  y, aseguró convencido, que la clave del éxito de sus ventas es “creer en lo que vendes, el producto, y hacerlo con ilusión”.

    Lo único que lamenta Macauda es no haber podido estar acompañado de su madre quien, por motivos personales, se encontraba fuera de España en ese momento pero "hubiera sido un orgullo ir de su brazo". Después han podido compartir el momento en la distancia "con bastantes lágrimas de por medio", asegura emocionado

    El acto de imposición de condecoraciones de la Orden del Mérito Civil forma parte de las acciones organizadas por la Casa Real para conmemorar el primer año desde la coronación de Felipe VI como nuevo Rey, y con él se ha querido hacer un reconocimiento a la sociedad civil y a personas que, como este vendedor, aportan cada día su esfuerzo y trabajo. En el transcurso del mismo, su Majestad el Rey agradeció a los nuevos miembros de la Orden del Mérito Civil su labor cotidiana y les recordó que “el bienestar de una sociedad es el fruto del esfuerzo compartido y de la colaboración de todos los sectores sociales; es el resultado de sumar las aportaciones de todos los ciudadanos, cada uno según sus capacidades y posibilidades; bajo la premisa fundamental de que todos son necesarios”.