Francisco J. Moreno: “las personas mayores constituyen un colectivo de vital importancia"

  • Boletín: Nº 62. JULIO-AGOSTO 2020

    Temática: Protagonistas ONCE y entorno Francisco Javier Moreno Pedraza

    Nacido en Madrid en 1957 y afiliado a la ONCE desde los quince años, prosigo los estudios de bachillerato durante tres cursos, a partir de septiembre de 1972 en el Colegio Inmaculada Concepción de la ONCE.

    Desde mayo de 1976, compatibilizo estudios en integrada con mi primer trabajo como telefonista. Inicialmente en el Colegio Inmaculada Concepción de la ONCE en Mirasierra, años más tarde en el mismo Colegio en Chamartín y finalmente en la Imprenta del Cupón.

    En 1991, soy nombrado director de la Agencia Administrativa de la ONCE en Fuenlabrada y poco después de la de Móstoles. En el proceso electoral de 1992, soy elegido consejero territorial, responsabilidad a la que tuve que renunciar al ser incompatible con el nuevo nombramiento de director de la Agencia Administrativa de la ONCE en Tetuán, por entonces, la más grande de España; durante este último periodo, además presenté en Canal ONCE el programa de música “La hora Beatles”.

    Tras las elecciones de 1996, soy nombrado delegado territorial de la ONCE en Castilla y León, responsabilidad que desempeño durante tres mandatos.  En 2007, vuelvo a Madrid como director de la Agencia Administrativa de Vallecas, donde finalizó mi etapa laboral en febrero de 2015.

    Tras cuatro años disfrutando de la jubilación, en las últimas elecciones soy nuevamente elegido Consejero Territorial por Madrid y, poco después, designado como Referente Mayor de la Comunidad de Madrid.Francisco Javier MOreno en el Museo Tiflológico

    El colectivo de personas mayores representamos en la actualidad en la Comunidad de Madrid más del 60% de la población total de afiliados. Un colectivo que, como se refleja en el acuerdo 4(E)/2019-2.1 de 11 de abril del Consejo General en el que se recogen las competencias y funciones del Referente Mayor, “se caracteriza por una gran heterogeneidad", debido entre otras cosas al amplio espectro de edad que cubre. También se caracteriza por contar con mucha experiencia vital, si bien podemos encontrarnos con personas mayores que cuentan con una larga trayectoria en la Organización (habiendo tenido o no relación laboral con ella), en otros casos su historia como personas afiliadas no es muy larga, lo que también marca un hecho diferenciador entre ellas, por el dispar conocimiento que poseen de nuestra Organización.

    Es decir, se trata de un grupo amplio y heterogéneo de personas a quienes en primera instancia les une la horquilla de edad en la que se encuentran, cuya experiencia personal y vivencia institucional es muy diversa, y cuyo principal rasgo de identidad es el afán por salir adelante, las ganas constantes de aprender, el espíritu colaborativo y la empatía con otras personas que presentan su misma situación de pérdida visual, a las que desean ayudar compartiendo con ellas su experiencia, estrategias, habilidades y capacidades adquiridas.

    Además, en algunos casos es determinante la ausencia de apoyo familiar o de entorno cercano en el que puedan apoyarse, y si a esto le sumamos la escasez de ingresos económicos propios, la situación de soledad que se genera determina el limitado número de actividades en las que participan y el de relaciones interpersonales que mantienen.

    Por todo ello, las personas mayores constituyen un colectivo de vital importancia para la ONCE, cuya participación e implicación tienen mucho impacto en nuestra Organización.

    Entre las competencias que tengo encomendadas como Referente del Mayor, es destacable el conocer al máximo el colectivo de mayores de la Comunidad de Madrid, y para ello es necesario tener un contacto continuo, escuchar y canalizar todas las inquietudes y necesidades que me trasladen.

    Además, debo contribuir y colaborar en la planificación de acciones que fomenten la participación de las personas mayores.

    No cabe duda que la labor no es nada fácil, mucho más tras la situación sanitaria que acabamos de atravesar y que nos inquieta el futuro incierto al que nos tendremos que enfrentar y mucho más para un colectivo como el nuestro, pero es fundamental seguir trabajando en la consecución de una importante  Red de Colaboradores que nos permita estar lo más cerca posible del colectivo de afiliados mayores, a fin de conocer sus inquietudes, detectar sus necesidades y contribuir a mejorar su implicación en las actividades, los servicios sociales, en definitiva el día a día de la Organización.

    Son muchos los frentes en los que intervenir, pero me preocupan especialmente la situación de las personas sordociegas y la de aquellos afiliados que viven solos, lejos de un centro ONCE y que además carecen de recursos económicos.

    Como decía, va a ser difícil, pero gracias al  importante trabajo que realizan María Isabel Laserna Escolar, María Teresa Sánchez Vales, Ángel Llena Fernández-Pedraza y a todos aquellos colaboradores que podamos seguir incorporando a este proyecto, y también, gracias al enorme apoyo de nuestro Consejo Territorial en pleno y la valiosísima colaboración de los Servicios Sociales de la Delegación Territorial seremos capaces de hacerlo un poco más fácil y de seguir avanzando en nuestros objetivos con éxito; sin olvidarnos de que el éxito, suele ser  habitualmente una consecuencia del trabajo.

    Francisco Javier Moreno Pedraza 

    Referente Mayor ONCE Comunidad de Madrid