Francisco Bueno Palomo: “la paciencia y la comprensión hacia los clientes es la clave de este trabajo”

  • Boletín: Nº 47. MARZO 2019

    Temática: Protagonistas ONCE y entorno Francisco Bueno Palomo

    Ordenado y riguroso en su trabajo. También muy humilde y discreto. A sus 59 años, y tras más de 25 ejerciendo la venta de los productos de juego de la ONCE, Francisco Bueno Palomo asegura, como recomendación a los que ahora empiezan en este oficio, que “la paciencia y la comprensión hacia los clientes es la clave de este trabajo”.

    Pues quizá haya sido ese el secreto de su éxito, el mismo que le ha llevado a conseguir el reconocimiento como mejor vendedor de la territorial de Madrid en 2018.  También su generosidad: “por esta casa hago encantado lo que sea...” dice.

    Con él estuvimos antes de que recogiera su merecido galardón en la gala “Buena Gente ONCE”, con la que la Organización homenajeó a sus mejores 23 vendedores de toda España, el pasado 22 de febrero.

    "Simplemente he hecho lo que he podido, sin excesos, lo que día a día ha salido, siempre poniendo lo mejor que he sabido y podido”, contestó tras preguntarle cómo ha sido su trayectoria. Y de ella nos confiesa que su vida ha sido “trabajar, todo el día, desde por la mañana hasta la noche. Y ahora es cuando estoy un poco mejor, porque tengo un punto de venta un poco mejor y eso me permite echar sólo las 8 horas de trabajo. Pero todo este tiempo atrás he estado casi todo el día trabajando... Pero vamos, no me ha importado, lo he hecho con mucho gusto, porque gracias a este trabajo he salido adelante”.

    El director general, Ángel Sánchez, posa junto a Francisco Bueno tras la entrega del galardón

    Pregunta. - Como vendedor veterano, ¿ha cambiado mucho su proceso o la forma de trabajar a lo largo de 25 años?

    Respuesta. - Claro, la tecnología nos ha cambiado mucho la manera de trabajar. Cuando yo empecé, el TPV no existía, y la verdad es que no me ha costado mucho adaptarme a este proceso. Seguramente cuando empezamos con el TPV era más temeroso, o más reacio, pero ahora es una herramienta absolutamente imprescindible para mí. Sin él no puedo trabajar... Ha habido días que la máquina no funcionaba y vamos ¡lo pasas fatal!... Hoy por hoy sin esta herramienta no puedo trabajar.

    P.- Actualmente ¿dónde está su punto o puntos de venta?

    R.- Yo vendo en el Hospital Clínico San Carlos, en la Plaza de Cristo Rey, y en el centro comercial de Carrefour-Carralero, los sábados. Y en el hospital, tengo clientes de todo tipo, porque me compra mucha gente de fuera de Madrid que por lo que sea tienen que acudir a sus consultas o revisiones y, claro, en cuanto van siempre me compran. Además, muchos trabajadores del hospital también lo hacen diariamente...

    P.- O sea, que es usted muy conocido dentro del hospital...

    R.- Sí, son relaciones que a la fuerza normalizas, pues porque te ven a diario... Y eso hace mucho.

    P.- ¿Y ha dado algún premio destacado a lo largo de estos años?

    R.- Pues el reintegro todos los días (risas).... y alguno más. Pero así gordo, gordo, no. Pero bueno, antiguamente he llevado millones de pesetas en mi cartera, de los euros no tanto, sobre todo porque vendía a grupos de gente unos cuantos cupones...

    P.- ¿Qué siente en estos momentos al ver que reconocen su labor de esta manera?

    R.- Me siento muy satisfecho. Y también siento un gran agradecimiento a todos los que han decidido darme este premio, y por todo lo que hacen por nosotros. Realmente no tengo ninguna queja de nada en 25 años. Creo sinceramente que la ONCE se ha portado muy bien conmigo y yo siento que le debo mucho.

    P.- Cuando le comunicaron que había sido seleccionado como mejor vendedor de todo Madrid ¿qué le pasó por la cabeza?, ¿cuáles fueron sus emociones?

    R.- Pues me entraron escalofríos, la verdad. Y ahora mismo me están entrando también. Porque yo creo que ellos, en este caso la ONCE, aprecia más que yo mismo mi propio esfuerzo. ‘Te lo mereces, te lo mereces’, me dicen y yo... pues no sé... Pienso que es mi obligación, nada más. 

    Juanma Ortega, Ángel Sánchez, Miguel Carballeda charlan en la mesa con Francisco Bueno

    P.- Es usted una persona muy humilde ¿no?

    R.- Quizá sí. Y todo esto me produce una gran satisfacción y emoción... También el hecho de poder tratar estos días con mis compañeros, y esta noche con los responsables de la ONCE... Es un honor para mí. Con algunos de ellos he podido estar en otras ocasiones, la última en la gran fiesta de Santa Lucía que celebramos en Madrid, con motivo del 80 Aniversario.

    P.- Y, para terminar, como veterano ¿qué mensaje lanzaría a los compañeros que se enfrentan ahora por primera vez a la venta?

    R.- Pues nada, que sean muy pacientes, que estén tranquilos, pero que pongan todo el esfuerzo que merece esta labor, porque la ONCE es una institución que ofrece a muchas personas una oportunidad.

    Gracias a este trabajo yo he podido llevar una vida muy digna. La paciencia y la comprensión hacia los clientes es la clave de este trabajo. Además, ayuda el hecho de que cada vez más gente conoce mejor la labor social que la ONCE realiza gracias a la venta de nuestros productos, con lo que contamos de partida con el aprecio de muchas personas que diariamente se acercan a nosotros. Eso influye mucho.

    Mercedes Leal                   

     

    Collage con varios momentos de la gala del vendedor y dos fotos de familia de todos los galardonados