Fernando Lozano, Pipu, vendedor de la ONCE y actor de ‘La Luciérnaga’, testigo del confinamiento desde su balcón de Chueca

  • Boletín: Nº 60. MAYO 2020

    Temática: Protagonistas ONCE y entorno Primer plano de Pipu interpretando a uno de sus personajes

    Fernando Lozano, más conocido como Pipu en todos los ámbitos de la ONCE, ha sido y está siendo uno de los testigos más cercanos a la situación social y económica que estamos viviendo desde que se decretara el estado de alarma el pasado 14 de marzo. Aunque es natural de San Pedro del Pinatar (Murcia) y lo lleva siempre en su corazón, Pipu llegó a Madrid hace 30 años, por lo que también se considera en parte “hijo” de esta ciudad, y más en concreto del barrio de Chueca, que le acogió desde su llegada a la capital.

    Vendedor de la Organización desde el año 1992, es también uno de los actores del grupo de teatro ‘La Luciérnaga’. Para Pipu, esta situación que estamos viviendo debería suponer una “lección de vida y un aprendizaje de cara a nuestro futuro... y eso solo se consigue si estás enamorado de todo lo que te rodea”.

    Pregunta.- Podríamos decir, Pipu, que esta situación ha sido un frenazo de emergencia no solo en relación a tu actividad diaria, sino también en el entorno que te rodea. ¿Cómo es asomarse a la calle Barquillo y no sentir el calor, el ruido, las voces de la gente...?

    Respuesta.- Pues nos hemos acostumbrado a que Chueca sea un barrio de moda, pero yo recuerdo cuando llegué a Madrid, en el 90, que los domingos cerraba todo, bares, tiendas, y se quedaba como un barrio casi desierto... pero ahora mismo, estamos acostumbrados a que esto sea un trasiego continuo de gente que hasta a veces es difícil salir del propio portal de casa. Ahora mismo, por ejemplo, si sales a comprar al Mercado de San Antón, que lo tengo a 3 minutos de casa, no te cruzas prácticamente con nadie, pero al pasar por la Plaza de Chueca lo que escuchas es alguien con música, gente que habla de balcón a balcón, un día, por ejemplo, pasé y coincidió que estaban cantándose el cumpleaños feliz unos a otros... vamos, que el espíritu del barrio continúa aunque cada uno desde su nidito, desde sus ventanas... yo creo que en el fondo nos cuesta venirnos abajo.

    P.- Tú, desde tu quiosco situado en la esquina de la calle Augusto Figueroa con Barquillo, has sido uno de los principales testigos de cómo poco a poco la ciudad se apagaba. ¿Cómo recuerdas esos días previos al estado de alarma? ¿Qué te transmitían tus clientes a través de la ventanilla del quiosco?

    R.- Desde antes de que empezáramos con esta crisis, lo que se notaba en los clientes y en el entorno, en la calle, era, sobre todo, incertidumbre. Había gente con miedo, pero más miedo a lo desconocido, a lo que se preveía que podría llegar, pero nadie esperaba esto... ¡Está siendo duro! Y es duro también pensar en cuando salgas a la calle, qué te vas a encontrar. Ahora mismo, si tienes que salir a algo, ves a la gente que se echa hacia un lado o cuando te vas a cruzar con alguien se abre como un hueco de distancia, que es lo que tiene que ser ¿no?, pero no deja de ser raro que te cruces con alguien en la calle y que se pegue a la pared o se baje del bordillo y, claro, tú tienes que reaccionar igual...

    P.- Y después, el parón total. ¿Qué supone para un vendedor de la ONCE que le comuniquen que tiene que dejar de vender, de estar con sus clientes, abandonar su pequeño hueco en la calle?

    R.- Chueca es mi barrio y como yo digo mi segunda cuna, porque cuando vine a Madrid hace 30 años, aterricé aquí, en varias pensiones y demás, y siempre he permanecido aquí, me siento como si hubiese nacido aquí –aunque mi localidad natal es San Pedro del Pinatar. Es mi barrio, es donde empecé vendiendo y he vivido en él toda mi vida, excepto mis 15 años de casado que vivía fuera, aunque seguía trabajando aquí y pasaba más tiempo casi que en mi casa, pero cuando me separé mi afán era volver a vivir en el barrio y aquí estoy y si puede ser, ¡¡de aquí no me mueve nadie!!

    Por eso, dejar mi hueco, dejar el quiosco, cuando además es un sitio por el que paso siempre que bajo a comprar, siento como si fuera un puzle que ahora mismo se ha descompuesto, del que yo era una pieza dentro de ese barrio, junto al quiosco de prensa, la cafetería, etc. Todo es un puzle donde van encajando las diferentes piezas del barrio y ahora mismo está roto... igual que se está rompiendo la vida de mucha gente... Tengo muchas ganas de volver a ser esa pieza que espero complete el puzle total del barrio, aunque soy consciente de que van a faltar piezas y como todo en la vida tendrán que ir sustituyéndose.

    P.- Aun así, desde tu encierro en casa te sumaste a muchas de las personas que en estos días están mandando mensajes de solidaridad a todas aquellas personas que siguen luchando día a día por salir de esta y ayudar a los demás. ¿A quién iba dirigido ese mensaje?

    R.- Desde varios entornos se nos pidió si nos gustaría sumarnos a preparar estos mensajes de apoyo, además, apetecía hacerlo, igual que sales a aplaudir todos los días a las ocho para toda la gente que está luchando y sacrificando su salud, su vida, su familia para mantener el país en pie. Al igual que te sumas a los aplausos desde la ventana, de una forma anónima, el poder hacer ese vídeo supone un APLAUSO DESDE LA PERSONA, es ponerle cara y nombre a ese aplauso a todos ellos.

    Es también un homenaje desde mi lugar, que es la ONCE, en la que a lo largo de los 30 años que he pasado en esta casa, he recorrido muchos lugares y he estado involucrado en un montón de iniciativas, y le debo prácticamente lo que soy. Por ello, esos vídeos son también para toda la actividad del Grupo Social ONCE, como las residencias y hoteles de Ilunion o el CRE, que se han abierto para acoger a personal sanitario o como hospitales de emergencia, o las lavanderías que continúan atendiendo la demanda de los hospitales... en definitiva, a toda esa gente que está manteniendo todo eso. Y, por supuesto, para la gente que está sola o que sin estarlo tiene sensación de soledad ante esta situación, muy especialmente nuestros mayores.

    El vídeo es mi aplauso a cara descubierta, en particular para toda esa gente del Grupo Social ONCE y, en general, para todas las demás personas que están fuera del entorno del Grupo, pero se merecen un reconocimiento... y espero que no se nos olvide lo que han hecho por nosotros y por el país, que han estado al pie del cañón e incluso a algunos les ha costado la vida.

    P.- En tu caso, además, el tener que quedarte en casa no solo ha supuesto el parón de tu actividad laboral, sino de tu principal pasión, el teatro, ¿cómo has vivido esos momentos de ver vuestras actuaciones canceladas, vuestros ensayos...? 

    R.- El tema del teatro es una de las cosas que mayor incertidumbre nos provoca porque estamos viendo que es una de las actividades que más tardará en “volver a la normalidad”, me refiero al teatro profesional, por lo que el teatro amateur va a tardar bastante más y tenemos claro que hasta después de verano no vamos a recuperar del todo nuestra rutina y ya veremos cómo vienen las cosas... porque parece que esto se va a alargar mucho. Además, este año nos coincide que La Luciérnaga había sido seleccionada para ir al Festival Internacional de Teatro de Almagro; teníamos tres actuaciones seguidas que se cayeron las tres, han alargado fechas y las van a tener que alargar... y cuando todo esto se empiece a restablecer, la entrada de público a los recintos será de lo último, con lo cual...

    P.- Pero, según tenemos entendido, ‘La Luciérnaga’ no ha parado, enseguida se adaptó y buscó nuevas fórmulas, cuéntanos...

    R.- A pesar de todo, desde casa hemos mantenido el horario de los ensayos, los lunes y miércoles de 18.00 a 21.00 horas, los estamos haciendo por videoconferencias, también por mantenernos conectados y saber los unos de los otros, y estamos trabajando textos, buscando textos de alguna obrita corta para tener algo preparado para cuando podamos ponerlo de pie en el escenario si así nos lo piden. Es una forma de actualizarnos, porque el montaje grande que estábamos preparando, eso lo tenemos un poco aparcado y tenemos que buscar alternativas, claro. Es una forma de entretenerte y mantenerte activo durante el día.

    P.- Lo mismo el encierro te está sirviendo hasta para amoldar más tu próximo personaje que, ya que estamos, ¿de cuál se trata?

    R.- Sobre el personaje... ahora estamos trabajando en una obra que íbamos a estrenar el 2 de abril en la Delegación Territorial de Madrid y ha sido una de las fechas que se han aplazado, se trata de “Diablos, brujas y granujas” y mi personaje es un diablo cojuelo. La verdad es que estar en casa sí ayuda, lees y relees el texto y van saliendo cositas, pero son cosas que hasta que no pruebes en el escenario no sabes si te van a valer o no, hay que probar y ensayar.

    Varios de los personajes interpretados por Pipu en sus diferentes montajes

    P.- Además del parón de toda tu actividad, en tu caso, quizá sientas la soledad un poco más porque tu familia vive lejos, en San Pedro del Pinatar, ¿no es así?

    R.- Es difícil mantenerse alejado de la gente, los amigos, la familia... Por ejemplo, Semana Santa es siempre viaje obligatorio al pueblo con mis hijos, a quienes les encanta ir en estos días a San Pedro porque allí la Semana Santa es algo grande e incluso ellos mismos salen en procesión con algunos amigos... se hace raro no ir porque es uno de los viajes obligatorios para esta allí con la familia. Además, este año coincide con que es el primero en el que no está mi padre, ya que falleció el pasado mes de noviembre, y por diferentes circunstancias no he podido ir a ver a mi madre desde Navidad, así que es todo un poco más triste. Pero bueno, en esta ocasión, ha tocado quedarse solito en casa. aunque nunca se está solo, porque siempre hay alguien que te llama o lo haces tú, o buscas otras formas de estar conectado... También es verdad que a mí la soledad no me asusta, es más, me encanta estar solo en casa...

    P.- En estos momentos, ¿qué es lo que más echas de menos? ¿Y qué crees que es lo primero que te va a apetecer hacer cuando nos levanten el confinamiento?

    Primer plano de PipuR.- Cuando salgamos... ganas de que esto pase, aunque yo creo que esto nunca se nos va a olvidar... y también tengo ganas de que cuando pongas las noticias en la televisión este tema no sea portada, que lo tengamos pasado... Y ganas también de estar en la calle, de ver a los clientes, con muchos de los cuales no tengo contacto directo y no sé lo que me voy a encontrar, porque seguramente habrá ausencias, una buena parte de mi clientela son personas mayores, algunas pachuchitas, y al principio supongo que será muy complicado.

    Y, por supuesto, tengo muchas ganas de ver a los amigos cara a cara, poder tomarte una cerveza con ellos, brindar porque seguimos aquí y luchar... porque esto no se acaba aquí, esto va a ser un sacrificio para todos y muy especialmente para todos aquellos que se enfrentan a un panorama económico desolador (entre ellos algunos buenos amigos...).

    P.- Cierra por un momento los ojos y desde tu interior, como vendedor de la ONCE, como actor, como padre, como hijo, como hermano, como amigo, como un cachito de Madrid, aunque con el corazón en Murcia... ¿qué se te viene a la cabeza, a la imaginación?

    R.- Pues... veo... lección de vida, aprendizaje y... FUTURO... porque esto no nos va a parar y espero que aprendamos algo de ello. El secreto es PASIÓN Y AMOR, estar enamorado, de la vida, de tu trabajo, de tus amigos, de tus hijos, de la familia, del teatro... y si estás enamorado de “todo eso”, tienes “todo eso” por lo que tirar.

    P.- Por último, dinos algo a lo que te estás agarrando en estos días para mantenerte a flote y sentir que sigues vivo, además de tu dedicación al teatro

    R.- Bueno, además de todo lo que ya he dicho, yo soy un apasionado de la música. Así que he unido música con amigos y cada día publico, tanto en mi perfil de Facebook como en algunos de mis grupos de WhatsApp, canciones que han marcado la historia de la música tanto dentro como fuera de España, aunque tirando siempre un poco hacia el rock, que es más mi estilo. Y lo hago como un homenaje y una forma de conexión con los que están al otro lado, la mayoría grandes amigos... Además, si me permites, siempre me gusta acabar mis publicaciones con una firma propia, así que va por todos...

    ¡¡¡YYYYYJJJJJAAAAA!!! Fuerza y Rock & Roll. ()ABRABESO<> The pipu

    Yolanda S. Baglietto    

    Pipu durante la gala de los Premios Solidarios 2018 acompañado por la Reina Sofía, entre otras