El Voluntariado ONCE es clave para paliar la situación de soledad de las personas afiliadas

  • Boletín: Nº 72. JUNIO 2021

    Temática: Protagonistas ONCE y entorno Portada del Folleto de Voluntariado ONCE

    Como ya hemos venido mostrando en numerosas informaciones, la crisis sociosanitaria vivida durante el último año ha afectado de forma muy directa a las personas afiliadas a la ONCE, pero, sobre todo, a aquellas que por su situación personal o familiar han tenido que enfrentarse a una soledad llena de miedos e inseguridades. Ante esta realidad, el servicio de Voluntariado ONCE ha sido capaz de reajustarse y tender la mano a todos aquellos que más lo han necesitado, y lo ha hecho con el impulso del servicio de Acompañamiento Telefónico.

    Fue, precisamente, a comienzos del año 2020, cuando se aprobaba la nueva normativa sobre Voluntariado ONCE, donde se contemplaba ya un reajuste y ampliación de los servicios fruto de las necesidades detectadas hasta el momento. Pero estalló la pandemia y hubo que buscar nuevas fórmulas para poder seguir prestando una ayuda muy necesaria para todos los afiliados y afiliadas, pero desde la distancia. Poco a poco, el servicio de Acompañamiento Telefónico fue ganando terreno, en unos casos por la respuesta de los propios coordinadores y colaboradores de Voluntariado de todos los centros de la ONCE, pero en otras muchas ocasiones, por propia iniciativa de los voluntarios y voluntarias, preocupados por la situación de soledad de las personas afiliadas a las que con anterioridad ofrecían acompañamiento, como ha explicado el coordinador de Voluntariado en la Delegación Territorial de la ONCE en Madrid, Pablo Corral Embade.

    Al ver la buena respuesta por ambas partes, desde el Voluntariado se intentó contactar con toda esa gente que iba a las actividades presenciales antes de la pandemia y ahora no tenían nada, explica Corral, y, a la vez, “tratamos de reclutar a voluntarios para que se encargaran de ello. Entre marzo y abril empezamos con este refuerzo del acompañamiento telefónico”. Pero llegó un momento –continúa- en que “desde mi labor de coordinación, me di cuenta de que era muy bonito esto del Acompañamiento Telefónico, pero era un poco como mandar a la selva a la gente”

    Colaboración con Teléfono de la Esperanza

    El Acompañamiento Telefónico es un servicio incluido dentro de las prestaciones generales de Voluntariado ONCE, que viene desarrollándose desde hace varios años, muy en especial para aquellas personas que se encuentran en situación de soledad. Pero, al cobrar especial relevancia durante la pandemia, se han ido detectado algunas necesidades de formación para toda la red de voluntarios.

    Por este motivo, la ONCE decidió incluir en la reunión anual de los 135 coordinadores y colaboradores de Voluntariado, que se ha celebrado recientemente de forma online, unas sesiones informativas a cargo de la Asociación Internacional Teléfono de la Esperanza, dada su larga trayectoria y experiencia en apoyo telefónico. Una experiencia muy enriquecedora, según cuenta el coordinador de la Delegación de Madrid, que le ha servido, entre otras cosas, para darse cuenta de que “hace falta mucho más que buena voluntad para hacer un buen acompañamiento telefónico, porque hay muchos factores a tener en cuenta: qué aptitudes hay que tener para detectar un problema, cómo cambiar una actitud negativa en una actitud positiva... Me hubiera gustado que a esa charla hubieran podido asistir todos nuestros voluntarios. Por eso, tras esa sesión, me puse en contacto con el Teléfono de la Esperanza en Madrid para tratar de organizar una formación a voluntarios de forma local en Madrid. Una vez que hemos pasado esta pandemia, nos hemos dado cuenta de que no estamos preparados para todo”, asegura.

    Pero, además, con la organización de unas sesiones específicas para todos los voluntarios y voluntarias de Madrid, Pablo Corral pretende que “se sientan parte de algo, que estén convencidos de que están ayudando a la persona. Aunque ahora mismo, los voluntarios, en muchos casos, ya te dicen que a ellos les reporta más el poder ayudar. Pero si le podemos sumar tener la posibilidad de contar con otra entidad para que nos ayude en lo que estamos haciendo, yo encantado, porque así será más satisfactorio para los voluntarios/as y más satisfactorio para los afiliados/as”.

    Otro de los objetivos del coordinador de Madrid en la materia es tratar de crear grupos de cercanía, es decir, “que un voluntario pueda llegar a atender a 2, 3 o 4 personas afiliadas que viven en un mismo entorno, en principio de forma telefónica, pero con la idea de que cuando esto se acabe puedan llegar a forma un grupo que se reúna y se encuentre, porque al final se trata de que las personas no estén solas”.

    El Voluntariado, un servicio al alza

    Aunque la pandemia provocó un parón, no solo en las actividades, sino también en el número de voluntarios disponibles, ya que, por diferentes causas muchos no podían realizarlo, explica Corral que, desde la Delegación Territorial de Madrid “no hemos dejado de hacer acompañamientos a médicos y hemos contado con gente que ha querido hacerlo, gente incluso que se ha dado de alta para ello. Ahora empezamos a tener ya a gente mayor vacunada que empieza a pedir servicios para poder salir a la calle, pasear..., aunque siempre establecemos unas prioridades.

    Información e inscripciones del Voluntariado

    De cara a retomar la situación de normalidad que había antes de la pandemia, el objetivo para el servicio de Voluntariado que se presta desde la Delegación Territorial de Madrid, es poder ampliar el número de voluntarios y voluntarias en localidades fuera de la capital. “Nuestro mayor número de voluntarios está en la capital –afirma Pablo Corral-, ahora mismo tenemos 459 voluntarios en Madrid, pero aproximadamente solo la mitad de ellos, unos 200, están activos, porque la otra mitad viene del grupo deportivo, de montaña, etc. Entonces, lo que estamos haciendo ahora es una campaña de captación de voluntarios fuera de la ciudad de Madrid para poder ayudar a toda la gente que nos está llamando de otros lugares como Aranjuez, Arroyomolinos, Móstoles... de municipios de la Comunidad de Madrid en los que les gustaría contar con el acompañamiento de un voluntario”.

    Una de las acciones en las que trabaja ONCE Comunidad de Madrid para poder llegar a un mayor número de personas es estar en contacto con los puntos de voluntariado de la Comunidad de Madrid para publicitar el Voluntariado de la ONCE. “Se trata de centros de información que están en los Ayuntamientos de pueblos y ciudades de toda la comunidad a donde se dirigen los ciudadanos que quieren ofrecerse como voluntarios. Entre las entidades que ofertan voluntariado está la ONCE, ellos tienen la información básica del voluntariado que ofrecemos y cómo darse de alta con nosotros. Comenzamos hace unas semanas y la verdad es que ya estamos empezando a tener solicitudes. Nuestro objetivo es llegar a todo el mundo, porque espero que para cuando llegue toda la normalidad, tenga el número de voluntarios suficientes para cubrir todas las peticiones”, asegura Corral Embade.

    Además, desde el Voluntariado de ONCE Madrid se está trabajando también para tratar de acercar a los voluntarios y voluntarias a zonas próximas a sus viviendas o preferencias, “para poder ofrecer un servicio más ágil y más fácil para todos”, concluye el coordinador.