El Premio Nadal de Novela 2015, José C. Vales, visitó el Club de Lectura ‘Leer de oído’

  • Boletín: Nº 6. JUNIO 2015

    Temática: Protagonistas ONCE y entorno José C. Vales en la mesa presidencial de su encuentro con el Club de Lectura

    El Club de Lectura de la ONCE en Madrid, ‘Leer de oído’, recibió el pasado 8 de mayo la visita del autor José C. Vales, ganador del Premio Nadal de Novela 2015 con su obra “Cabaret Biarritz”. El Club funciona en la Delegación Territorial de la ONCE en Madrid desde el año 2009, y con el nombre ‘Leer de Oído’ y una nueva coordinación, desde principios de 2015. La dinámica del Club es muy sencilla: una vez al mes, el grupo, integrado por treinta y seis afiliados, elige, a propuesta de los participantes, un libro sobre el que se hablará largo y tendido durante la reunión del mes siguiente.

    En un acto entrañable y cálido, José C. Vales contó ante un salón de actos repleto el proceso de su experiencia creativa; habló de su Cabaret, y de las treinta voces que hicieron posible el Premio Nadal, entre otras cuestiones. En el encuentro, los asistentes tuvieron la oportunidad de preguntarle sobre muchas cuestiones relacionadas con la creación de la novela ganadora del Premio Nadal y de sus propias impresiones acerca de la forma de leer de las personas ciegas y de los medios técnicos que tienen a su alcance para poder acceder a la lectura.

    Tras una breve semblanza de su vida y su obra, José C. Vales recibió una amplia batería de preguntas sobre diversos aspectos de su novela. He aquí una pequeña muestra:

    Portada del libro "Cabaret Biarritz"Pregunta.- “Cabaret Biarritz” es una novela compleja, treinta voces y un traductor. ¿Qué aporta a la novela esta estructura?
    Respuesta.- La novela se presenta como una sucesión de números de cabaret. Cada personaje llega y cuenta “su verdad”, versiones interesadas de los hechos, que arriman el ascua a su sardina… Los personajes son un poco sinvergüenzas y el lector lo va percibiendo  en cada intervención. La estructura de actuaciones individuales facilita esa percepción y consigue que el lector se vaya haciendo su propia idea acerca de los hechos y las intenciones de cada personaje.

    P.- ¿Y el narrador? ¿Quién nos cuenta esta historia?
    R.-
    En realidad, todos los personajes son narradores. En la introducción -que se plantea como un capítulo más del libro-, se aportan muchos datos acerca de los narradores, testigos que vertebran la historia.

    P.- ¿Como fue el proceso creativo del Cabaret?
    R.-
    Como casi todos los procesos de creación artística, exigió mucho esfuerzo y muchas horas de trabajo. En el transcurso del tiempo en que se desarrolló la escritura del libro hubo momentos difíciles, porque el Cabaret seguía abierto con su alegría y su vitalidad mientras la vida seguía su curso, a veces golpeándote duramente. El Cabaret se ha cobrado muchas noches en vela y muchas tardes soleadas de primavera en la penumbra de la Biblioteca Nacional consultando documentos y ordenando los calendarios narrativos. Quizá ese proceso es el verdadero responsable del premio.

    P.- Y hablando del premio, ¿cuándo empezó a ser consciente de que su novela podía resultar ganadora de este premio?
    R.- En realidad muy tarde. Mi agente literario me dijo que la presentaría al Premio Nadal, le contesté que sí, que si tenía ese antojo que lo hiciera, pero yo no creía que tuviera posibilidades. Luego la novela empezó a pasar los filtros de  las lecturas del jurado y entonces comencé a atisbar alguna posibilidad, sin hacerme demasiadas ilusiones por ello.
    Finalmente, la noche del fallo del jurado, durante la cena de gala percibí tanto la posibilidad como el miedo. Entre plato y plato iban anunciando el nombre de los finalistas y mis nervios iban en aumento. Dice mi mujer que los platos fueron exquisitos, pero yo no puedo recordar nada. Fue un momento maravilloso. El Cabaret había ganado…

    P.- ¿Cómo valora lo literario alguien que merece un reconocimiento como el Premio Nadal?
    R.-
    Yo creo que lo literario es un ingrediente amable y lúdico de la vida… debe alegrar, hacer la vida más fácil y a las personas, más felices.

    P.- Y el humor, lo cómico, ¿qué papel tiene en Cabaret?
    R.- El Cabaret reivindica el humor fino, el humor de la sonrisa, del gesto. Sin embargo, no es una novela cómica. Hay una tradición humorística en la historia literaria española –en el Quijote, el Lazarillo o el Buscón- que forma parte de nuestra cultura y a la que no debemos renunciar.

    P.- ¿Alguna vez había oído usted hablar de la Biblioteca Digital de la ONCE y de los formatos audio de libros para personas ciegas?
    R.-
    Cuando supe que vendría a este Club ‘Leer de oído’ me despertó una gran curiosidad este formato. Me surgieron un montón de preguntas al respecto. La verdad, me parece algo maravilloso hacer accesible la lectura y otros aspectos de la cultura a personas ciegas o con discapacidades visuales.

    P.- Esperamos que haya pasado una tarde agradable… ¿Qué mensaje le envía al Club de Lectura?
    R.-
    Al Club le ruego que siga adelante con sus actividades, que difunda el amor por la lectura, y que siga mostrando a los autores esos aspectos insospechados de sus propias obras.
    Por lo demás, ha sido una tarde extremadamente agradable. Me llevo un maravilloso recuerdo de las horas que he pasado con vosotros en la ONCE.

    Y así fue también para todos los asistentes.

    Jose C. Vales contestó a todas las preguntas, se rió con ganas de las actitudes de sus propios personajes, y se emocionó sinceramente cuando los miembros del Club le hicieron entrega de un soporte con su obra grabada en audio, y el subdelegado y el consejero territorial le entregaron, en nombre de la organización, un bellísimo libro, que contenía el primer capítulo de su novela en Braille.

    En los pequeños corrillos esparcidos por los alrededores de la Dirección Territorial que dejó la tarde, el autor comentaba cómplice lo que le había gustado el encuentro, lo contento  que estaba por haber asistido, y la enorme satisfacción que para él había supuesto compartir esos momentos con un público tan especial.