Ilunion, ejemplo empresarial de responsabilidad y solidaridad para acorralar al coronavirus

  • Boletín: Nº 60. MAYO 2020

    Temática: Ilunion Trabajadores de la lavandería de Valladolid

    Ha pasado ya más de un mes desde que el Gobierno decretase el estado de alarma y las mujeres y los hombres de Ilunion, las empresas del Grupo Social ONCE, siguen arrimando el hombro en la lucha contra la pandemia a lo largo y ancho de todo nuestro país y en diferentes sectores. 

    Sus trabajadores de lavanderías, de hoteles, del contact center, del área de seguridad, de limpieza o de residencias constituyen el mejor ejemplo de la calidad humana de un equipo con una extraordinaria profesionalidad reaccionando en unas circunstancias inéditas.

    Lavanderías, hoteles, residencias de mayores, servicios de seguridad, limpieza o contact center... a la vanguardia de la estrategia para hacer frente a la pandemia

    Durante este tiempo han sido numerosos los medios de comunicación que se han interesado, por ejemplo, por el proceso de desinfección del textil hospitalario que se realiza en las lavanderías Ilunion; unos 300.000 kilos de ropa de personal sanitario y de pacientes, que -como labor prácticamente exclusiva- se tratan diariamente en sus centros, como explicaba el director general de la compañía, Cristóbal Cuevas, a ‘Las Mañanas’ de Radio Nacional. El directivo explicaba también cómo la evolución de la pandemia se ha traducido en la fluctuación de la demanda de sus servicios, así como en el tipo de prendas que había que proceder a desinfectar y lavar al ritmo a menudo tremendo que imponen las circunstancias, pues -matiza- “estamos continuamente reponiendo ropa, dado que, por medidas de seguridad, los sanitarios han de cambiarse dos y tres veces al día”.

    La ropa llega a Ilunion dentro de bolsas hidrosolubles, las famosas bolsas rojas, para que los operarios no tengan que tocar las prendas antes de su tratamiento; un lavado que se efectúa a más de 70 grados de temperatura y con los productos adecuados para su desinfección, "siguiendo un protocolo de seguridad altamente exigente", ensalza su director general.

    En su caso, se trataba de ropa procedente de todos los hospitales del servicio madrileño de salud, y de las principales cadenas sanitarias privadas. Y su director, Cristóbal Cuevas, reconoce que sólo es posible gracias al compromiso de una plantilla que ha sabido sacar lo mejor de sí misma en una situación como la actual crisis sanitaria que vive el país. “Estamos muy orgullosos del equipo y de la plantilla”, destaca Cuevas, quien concluye explicando que por supuesto el tratamiento de ese volumen de prendas objetivamente infectadas deriva en el personal de las lavanderías la lógica cautela, pero que -en este caso, dice- “cierto miedo está contribuyendo a multiplicar la prevención y el riguroso respeto de los protocolos de seguridad”.

    Una cadena hotelera de servicio público con ‘todos incluidos’

    Ilunion sigue dando asimismo muestras de solidaridad y responsabilidad a través de su cadena hotelera. Si al inicio de esta crisis el hotel Alcora donó los más de 300 kilos de alimentos que tenían en su despensa, y los Ilunion Barcelona y Mijas donaron sus camas al instituto Guttmann y al Ayuntamiento de Fuengirola, respectivamente, el Ilunion Romareda ha suscrito un acuerdo con el Gobierno de Aragón para alojar en sus instalaciones al personal sanitario y de residencias en riesgo de contagio y que tenga temor por su familia.

    En esta misma línea, el hotel Ilunion Bel Art, en Barcelona, ha sido acondicionado para alojar a los profesionales del Hospital de Sant Pau, y el Atrium, en Madrid, para el personal sanitario del Hospital Ramón y Cajal.

    Collage varias imagenes d Ilunion

    Para el director general de Ilunion Hotels, José Ángel Preciados, “en estos momentos la sociedad necesita que todas las instituciones y empresas estemos a la altura de las circunstancias”. Por eso -afirma-, nuestra cadena no ha dudado en “dar un paso al frente para ayudar ante una situación gravísima” como la pandemia del Covid-19; un gesto que también ha despertado el interés de numerosos medios de comunicación.

    Un teléfono que siempre responde

    Además, Ilunion Contact Center BPO ha reconvertido en un tiempo récord más de 900 puestos para adaptarlos al teletrabajo y reforzar estos servicios tan imprescindibles para la ciudadanía. “Repartimos la mayoría de los equipos en un fin de semana para prestar los servicios a nuestros clientes y salvaguardar el máximo número de puestos de trabajo, lo que ha supuesto un esfuerzo por parte de los equipos y ha demostrado la calidad profesional de nuestros trabajadores”, señala su directora general, Susana Sánchez.

    No sólo han trabajado de manera muy intensa para reforzar servicios claves para el ciudadano como el 112 en Valencia, el 012 en la Comunidad de Madrid o el 061 y el servicio Salud Responde en Andalucía, que ha gestionado casi dos millones de llamadas de citas previas desde el estado de alarma, sino que, en algunos casos, se ha reorientado el servicio, como es el caso del de atención al cliente de IFEMA, donde ha estado instalado el principal hospital de campaña de la capital.

    Allí, explica Susana Sánchez, los teleoperadores “han pasado de responder a expositores y hacer una labor relativamente comercial a atender las incidencias relacionadas con un auténtico hospital de campaña que se ha levantado en el recinto ferial y a los familiares de los pacientes que allí se encuentran”.

    La resistencia de las residencias y de los servicio de Seguridad y Limpieza

    Especialmente difícil es el trabajo del personal de las residencias, donde los profesionales de Ilunion, como todo el sector, se encuentran en primera línea frente al coronavirus, atendiendo con el máximo cariño y profesionalidad a las personas mayores que viven allí, que echan de menos a sus familias y cuyo estado de salud es a menudo delicado.

    Residentes y cuidadores estrechan aún más los lazos que ya existían entre ellos en esta convivencia forzosa impuesta por el Covid-19, echando mano de la imaginación y de la mejor de las disposiciones para sobrellevar el confinamiento con las mayores medidas de seguridad e higiene posibles. Un esfuerzo que no por discreto puede dejarse de reconocer y aplaudir.

    Merecido homenaje es también el que recibieron los sanitarios del hospital de Ifema y del Clinic de Barcelona por parte de la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (Aproser), a la que pertenece Ilunion Seguridad por su atención en estas circunstancias.

    Los empleados de la seguridad privada están siendo, de hecho, muy importantes en esta situación de estado de alarma por el coronavirus, ya que están ayudando durante estos días al buen funcionamiento de instalaciones como supermercados, centros de abastecimiento, aeropuertos o los propios centros médicos.

    Nuestros vigilantes no sólo tratan de que todo esté en orden dentro de la excepcionalidad. Esta misma semana han ayudado a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado a repartir mascarillas en las estaciones de Metro de Madrid para poner coto al coronavirus, como hacen también los compañeros de limpieza, que diariamente continúan limpiando y desinfectando hospitales, empresas y medios de transporte para evitar nuevos contagios.

    Cada día más cerca

    En resumen, todo un equipo de una enorme calidad humana y profesional que no duda en empujar en la misma dirección para que el Covid-19 quede reducido a la mínima expresión y llegue por fin el cese de un confinamiento que nos permita a todos reunirnos con aquellas personas que, estando tan cerca, están ahora tan lejos, abrazarlas y besarlas sin una pantalla de por medio. Y despedir como merecen a aquellas otras a las que el coronavirus u otras enfermedades arrebataron de nuestro lado en estas semanas sin poder acompañarles como habríamos querido.

    Fuente: Así Somos, nº 239