Jornada de acercamiento entre mujeres afiliadas residentes en municipios pequeños, mal comunicados o alejados

  • Boletín: Nº 0 (noviembre 2014)

    Temática: Encuentros ONCE Grupo de mujeres participantes en la jornada junto a miembros del Consejo Territorial

    Con el objetivo de acercar la cultura institucional a cada uno de los afiliados y afiliadas de la Comunidad de Madrid, así como canalizar sus necesidades, el Consejo Territorial ha diseñado un programa específico encaminado a conocer la situación de las mujeres que viven en municipios pequeños, mal comunicados por transporte público o alejados de los centros ONCE. “Intuíamos que este sector de mujeres encontraban obstáculos para acceder a los recursos de la ONCE o participar en las actividades que promovemos -afirma Luis Miguel López, vicepresidente del Consejo- y efectivamente hemos comprobado que se trata de personas que, en muchos casos, dependen de sus familias, para desplazarse o acceder a diferentes recursos”.

    El programa, diseñado por la Comisión de Servicios Sociales e Igualdad del Consejo, recogía distintas acciones: realizar un estudio cuantitativo, en base a los datos disponibles en la ONCE, de las características de este sector de afiliadas; contactar con todas ellas telefónicamente para recoger sus comentarios e inquietudes,  y organizar un encuentro presencial en el que poner en común sus experiencias. Para determinar el grupo a abarcar, se decidió contactar con las mujeres que residen en municipios de menos de 15.000 habitantes, lo que supone en torno a 190 afiliadas. Según afirmaba la presidenta de la Comisión, Cristina Lucchese, “las entrevistas telefónicas fueron muy enriquecedoras. Agradecían la llamada y aprovechaban para contarnos su situación, sus dificultades en el día a día y sus demandas”. Muchas de ellas son mayores de 60 años, viven con algún familiar y se encuentran integradas en su entorno, fundamentalmente, las que han pasado por el Servicio de Rehabilitación de la ONCE, que es, sin duda, el más valorado.

    Compartir las experiencias

    El encuentro presencial tuvo lugar el pasado 26 de septiembre en la Delegación Territorial, ubicación que preferían las propias interesadas por su buena comunicación en los medios de transporte. Para ellas, los desplazamientos son el principal obstáculo que encuentran para acceder a cualquier recurso, puesto que en muchos casos dependen de familiares que les acompañen o de transporte privado que tienen que sufragar.

    La jornada transcurrió de forma muy amena. Las mujeres afiliadas y sus acompañantes pudieron compartir sus relatos sobre su llegada a la ONCE, los servicios sociales que habían utilizado y recordaban con emoción la ayuda que les habían prestado los profesionales de la institución. “Cuando me quedé ciega -aseguraba Teresa, una de las participantes- yo me sentía presa en mi propia casa, a pesar de tener las puertas abiertas de par en par, pero gracias al técnico de rehabilitación que me atendió empecé a usar el bastón, a moverme por las calles de mi pueblo y lo que es más importante a volver a relacionarme con la gente”. Teresa es un ejemplo de integración. Cuenta con naturalidad que se encarga diariamente de hacer la comida para toda su familia, va a recoger a sus nietos al colegio y practica natación en la piscina municipal.

    Sin embargo, otras mujeres sufren en primera persona los efectos del aislamiento social, que se acentúa cuando presentan una discapacidad visual severa: “mi casa se encuentra a un kilómetro de cada uno de los pueblos más cercanos, así que para cualquier cosa tengo que contar con la ayuda de mi marido - contaba otra de las participantes, cuya autonomía personal se ve drásticamente limitada y esto le provoca mucha impotencia-. Vivimos en un lugar privilegiado porque nadie nos molesta y tenemos espacio de sobra para todo, aunque siendo sincera no es lo más adecuado para una persona con poco resto visual como yo”.

    Por parte del Consejo Territorial se impartió cultura institucional, se repasaron los servicios sociales que pueden solicitar y encauzaron las demandas que expusieron. Por supuesto, se alcanzó el objetivo de acercarse a los afiliados que residen en municipios alejados de los centros de la ONCE, se constató la importancia de conocer su situación y se reflexionó sobre las especiales dificultades que encuentran las mujeres.