El Consejo Territorial y la Delegación Territorial de Madrid al lado de sus afiliados en tiempos de crisis

  • Boletín: Nº 60. MAYO 2020

    Temática: Encuentros ONCE Una afiliada acompañada de su perro guía comprando en el supermercado

    Desde que la ONCE tuvo que cerrar sus centros, debido a la declaración del estado de alarma por la alerta sanitaria, teniendo que dejar de prestar servicios de atención personal y suspendiendo la venta de todos los productos de juego, desde el 16 de marzo pasado, y también desde que la ONCE entró en ERTE con el 95% de su plantilla, el Consejo Territorial, conjuntamente con la Delegación Territorial de Madrid, se han volcado en el apoyo a los afiliados de la Comunidad de Madrid durante este tiempo en el que vivimos situaciones tan excepcionales.

    Una de las prioridades del Consejo Territorial siempre ha sido la de estar cerca de sus afiliados, y que éstos sientan que la ONCE está con ellos. Uno de los instrumentos esenciales para llevar a cabo este objetivo es el Plan ONCERCA.

    A través de él, se pretende mantener contactos individuales y habituales con cada una de las personas afiliadas, para intercambiar información y detectar necesidades. Asignados la práctica totalidad de la población de afiliados de nuestra Comunidad, y contando con la inestimable ayuda de la red de 370 colaboradores, se pretende contactar con todos los afiliados, especialmente en esta época en que las necesidades se hacen más patentes, y la compañía más necesaria.

    Gracias al desarrollo del Plan ONCERCA se han resuelto situaciones complejas, canalizando las demandas hacia el Área de Servicios Sociales de la Delegación Territorial. Algunas de las demandas atendidas son la necesidad de voluntarios para realizar la compra de alimentos o medicamentos, el asesoramiento en recursos externos para solventar necesidades básicas (comida a domicilio, etc.) o apoyo psicológico, entre otras muchas.

    Se ha puesto especial atención en el colectivo de personas mayores, que pudiera ser más vulnerable en estos momentos, así como personas ciegas que viven solas. Por ello, especial relevancia cobra en este momento la figura del Referente del Mayor, figura creada por el Consejo General, con representación en cada Consejo Territorial. La labor principal del Referente del Mayor es canalizar todas aquéllas necesidades de los mayores afiliados de nuestra Comunidad, sirviendo de nexo de información entre nuestra Institución y las personas afiliadas de edad más avanzada. El Referente del Mayor se convierte así en un apoyo muy importante para solucionar los posibles problemas que pueda acarrear esta situación para este colectivo tan vulnerable.

    Añadidas a estas acciones, desde la Delegación Territorial también se han priorizado los contactos con aquellos afiliados mayores que viven solos, que tienen una mayor vulnerabilidad, con los afiliados con sordoceguera, poniendo a disposición servicios básicos como son apoyo psicológico para sobrellevar situaciones de angustia y ansiedad por el confinamiento o por la pérdida de seres queridos por el Covid19, atención por parte de las trabajadoras sociales para ayudar a buscar recursos externos que palíen situaciones de necesidad económica o social, entre otras.

    Imagen de la taza de Voluntariado ONCEDesde el principio contamos con un buen grupo de voluntarios ONCE que han atendido a aquellos afiliados que no cuentan con apoyos de familiares, para realizar compra de alimentos y de medicamentos, además de asesorarles buscando recursos cercanos a sus domicilios para poder realizar por ellos mismos compras y cubrir otras necesidades.

    Además, seguimos contando en servicios básicos con el inestimable trabajo de instructores tiflotécnicos para poder seguir interconectados con nuestras adaptaciones, utilizar los recursos a nuestra disposición en el ClubONCE como la Biblioteca Digital y otros recursos de ocio y entretenimiento, pero también para apoyar a aquellos afiliados que siguen teletrabajando con las adaptaciones tiflotécnicas desde sus casas.

    Actualmente, está en activo un equipo de siete trabajadoras sociales, cinco psicólogas y dos instructores tiflotécnicos, además de con el Coordinador del equipo de voluntarios para atender aquellas demandas más básicas y prioritarias.

    Para tener una imagen más certera del esfuerzo realizado por los profesionales del área de servicios sociales de esta Delegación y por los voluntarios ONCE, nada mejor como ofrecer los datos de las diferentes intervenciones realizadas durante estas semanas, esfuerzo que se seguirá haciendo hasta que la situación se vaya normalizando. Sin duda el espíritu y la misión de la ONCE es atender las necesidades de las personas afiliadas, sobre todo de aquellas que puedan presentar más dificultades por su edad, situación social o nivel de dependencia.

    Así, desde el 16 de marzo y hasta el 17 de abril, los profesionales de servicios sociales de la Delegación Territorial de Madrid han contactado con 1.490 afiliados mayores vulnerables, a más del cincuenta por ciento se les ha contactado semanalmente para realizarles seguimiento. Se ha contactado también, por diferentes vías, con 135 personas con sordoceguera. Se ha conseguido comunicar, a pesar de las enormes dificultades, con la práctica totalidad de residencias de mayores donde hay afiliados a la ONCE para conocer su situación; se han realizado un total de 206 servicios de apoyo psicológico, 512 servicios de tiflotecnología por acceso remoto, teléfono o whatsapp, 63 servicios de voluntariado para compra de alimentos y productos de farmacia, 152 servicios de voluntariado telefónico y 176 asesoramientos en búsqueda de recursos para compras y otras necesidades.

    Además del trabajo que están realizando los profesionales de servicios sociales, por parte del equipo de gestión se han mantenido contactos con más de 4.000 afiliados distintos, de los más de 9.900 que configuran el censo de nuestra comunidad autónoma.

    Nuestros trabajadores

    Al colectivo de trabajadores, vendedores y no vendedores, también se les ha estado contactando de forma permanente, para explicar la situación laboral, la entrada en el ERTE, para atender sus peticiones de información, resolver sus dudas y animarles en estas circunstancias tan complicadas para todos.

    Así, desde el pasado 6 de abril, de una plantilla de 1.891 agentes vendedores, en el ámbito de la Delegación Territorial de Madrid, se ha contactado con 1.791, lo que supone un 94,71% de la plantilla, habiendo realizado total de 2.583 contactos con este colectivo. Respecto de la plantilla de personal no vendedor de nuestro ámbito, compuesta por 216 trabajadores, se ha contactado con todos ellos, realizando un total de 421 contactos con estos trabajadores.