Los alumnos de Primaria del CRE de Madrid visitan el Museo de Ciencias Naturales

  • Boletín: Nº 51. JULIO-AGOSTO 2019

    Temática: CRE Madrid El grupo de visitantes posa delante de la reproducción del Tiranosaurus Rex

    El pasado 5 de junio todos los niños de Primaria salimos del cole acompañados de nuestros profesores y educadores para realizar una actividad muy interesante que, además, resultó muy divertida. Nos fuimos al Museo de Ciencias Naturales.

    Nunca antes habíamos ido a este museo, pues la mayoría de las colecciones y piezas que allí se muestran están dentro de vitrinas o no se pueden tocar. Qué pena que no puedan hacer una excepción con nosotros que si no tocamos no vemos. ¿O si lo harán? ¡Ojalá!!!

    Nada más entrar nos estaba esperando una réplica de dinosaurio que nos invitó a hacernos una foto de grupo con él. A partir de este momento nos adentrábamos en el maravilloso y desconocido mundo de las Ciencias Naturales. Nos presentaron a los monitores y nos acompañaron hasta una sala donde nos habían preparado dos talleres muy chulos.

    Primero nos explicaron muchas cosas interesantes sobre el trabajo que realizan los paleontólogos, hablamos de fósiles, huesos y dinosaurios. Pero lo mejor comenzó cuando nos pusimos a trabajar como un auténtico Tadeo Jones!!

    Hicimos dos talleres, uno de ellos se centró en el reconocimiento de fósiles, pudimos manipular muchos de ellos, eran muy antiguos algunos tenían más de 150 millones de años. Cada fósil y gracias a todos los datos que nos daban los monitores nos permitió imaginar cómo habría sido ese animal en el pasado, o esa roca, o a quien pertenecía ese hueso o colmillo. ¡Que divertido es poner a trabajar a la imaginación!

    En el segundo taller y con ganas de ser auténticos paleontólogos, llegó el momento de ¡TACHAN, TACHAN!! buscar fósiles que estaban enterrados en un cajón de tierra. Cada uno de ellos estaba delimitado en cuatro zonas con cuerdas, tal y como se hace en la realidad con los yacimientos arqueológicos. Nos dieron la herramienta necesaria, una brocha, que nos permitiría con mucho cuidado ir desenterrando lo que allí había escondido y nos pusimos manos a la obra... ¡Que nervios!

    Cada vez que un compañero descubría algún fósil lo celebrábamos por todo lo alto, no olvidemos que estamos haciendo historia y que gracias a estos descubrimientos vamos a conocer algo más de nuestra historia, jajajaja!

    ¡Desenterramos huesos, mandíbulas, conchas y rocas, que emocionante!!

    Luego hicimos con un molde y pasta para modelar una huella de un Tiranosaurio Rex, ¡que guay!, encima estamos haciendo manualidades, esto se lo tenemos que contar a María... nuestra profe de Plástica.

    Varios de los momentos de los talleres realizados por los chavales en el MNCN

    Mientras esperábamos a que se secaran las huellas y poder llevárnoslo al cole, y presumir de nuestro precioso tesoro, pasamos a realizar otra actividad.

    Los monitores nos adentraron en el desconocido mundo de los dinosaurios ¡qué miedoooo!... ¿O no?

    Nos contaron las diferencias entre los dinosaurios carnívoros y herbívoros, los carnívoros tenían dientes muy, muy afilados para poder comer la carne, mientras que los herbívoros solían tenían cuernos, para defenderse de los carnívoros y dientes planos.

    Y para comprobar que lo habíamos entendido nos hicieron un “examen” práctico que aprobamos todos con muy buena nota. Tuvimos que tocar varias cabezas de dinosaurios, afortunadamente estos modelos no se enfadaron y con mucha paciencia nos dejaron tocar y retoquetear, y así pudimos adivinar si eran carnívoros o herbívoros, pero.... ojo había uno que nos hizo dudar porque tenía cuernos y dientes afilados ¡Qué lío!

    Los chavales tocando los diferentes tipos de animales prehistóricos

    Para terminar, nos acercamos a ver el monumento que dedicó el pueblo de Madrid a la Constitución de 1978. Allí nos sentamos y descansamos todos juntos mientras comentamos las anécdotas que habíamos vivido dentro del Museo. Nos hicimos una foto para el recuerdo y emprendimos el camino de vuelta al cole.

    Fue una experiencia inolvidable. ¡Ojalá la volvamos a repetir!