En el país de la ONCE... los niños ciegos también han seguido sus clases durante el confinamiento

  • Boletín: Nº 62. JULIO-AGOSTO 2020

    Temática: CRE Madrid Clase online de Educación Plástica

    El pasado mes de marzo, con la suspensión de las clases presenciales y la declaración del Estado de Alarma, maestros y alumnos, maestros de apoyo de la ONCE y familias, experimentamos la incertidumbre de quien se asoma a una realidad desconocida...

    Sin embargo, el buen hacer de los profesionales, el conocimiento que desde bien pequeños inculcamos a los niños y niñas en nuevas tecnologías y la convicción de que no hay barrera que no intentemos superar, nos puso rápidamente a innovar y tirar de talento para seguir manteniendo la actividad, las tareas, los apoyos y las evaluaciones, ahora desde la distancia.

    En el Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Madrid conviven las dos modalidades educativas que ofrece la ONCE, la convencional, en la que los niños asisten al cole que deciden sus familias en un entorno normalizado e inclusivo y en la que los profesionales del equipo de atención a la deficiencia visual, compuesto por maestros de apoyo de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y de la ONCE, atienden las necesidades de estos alumnos ciegos y con discapacidad visual, y la otra modalidad, la transitoria, en la que alumnos que precisan de una atención intensiva para adquirir herramientas que les permitan estar al mismo nivel que el resto, vienen desde cualquier territorio de España y cursan alguna parte o curso de Primaria o Secundaria en el mismo centro escolar que tiene el CRE.

    Ambas modalidades han mantenido toda su actividad durante estos meses difíciles, contando con la profesionalidad y dedicación de los maestros, con la actitud y las ganas de aprender de los alumnos desde sus casas, y con la complicidad y la constancia de las familias. Mientras tanto, el CRE y su residencia, se ponían a disposición de las instituciones y autoridades para acoger a sanitarios y pacientes en los momentos más duros de la pandemia.

    Por parte de los maestros de apoyo del equipo, incluyendo la atención temprana y la atención a universitarios, se han llevado a cabo multitud de atenciones a los más de 1.100  niños y jóvenes que estudian en el ámbito de la Comunidad de Madrid. Durante estas atenciones, se han resuelto dudas, se han atendido las adaptaciones de materiales a braille y relieve que, una vez producidos en el SBO se han enviado a los domicilios de los alumnos, se ha mantenido e intensificado la formación en recursos digitales para los alumnos, en el conocimiento del código braille en todas sus aplicaciones, en la atención a las familias, que han sido las verdaderas cómplices para sacar adelante esta situación ayudando al alumnado desde casa. Igualmente se han seguido atendiendo las demandas de materiales de adaptación al puesto de estudio y reparando aquellos que se estropeaban. Los maestros de apoyo han mantenido como siempre un contacto directo con los tutores y maestros de aula de estos alumnos para coordinarse en cuanto a las actividades y tratar de garantizar que todas las actividades y evaluaciones que se propusieran fueran accesibles.

    Respecto al centro escolar, los maestros han mantenido sus clases de forma telemática, proponiendo actividades novedosas y agudizando más si cabe su ingenio y su talento para involucrar a los alumnos y sus familias en proyectos y trabajos de una calidad didáctica más que notable. Desde las actividades llevadas a cabo en el área de plástica a las de música, matemáticas, inglés, e incluso deporte, que también se han hecho actividades deportivas desde casa para mantener el tono y la moral de la tropa, hasta las evaluaciones y revisión de los trabajos realizados por estos alumnos desde su domicilio.

    Por tanto, gracias a la apuesta de la ONCE por mantener a los maestros teletrabajando durante estos meses, y a la dedicación y profesionalidad de estos, se han atendido las necesidades de apoyo educativo para todos los niños y jóvenes que estudian en nuestra Comunidad. Además, el equipo de gestión que dirige el CRE ha llamado a todas las familias de los afiliados menores de edad y a los propios afiliados estudiantes mayores para interesarse por su estado de salud y por si estaban teniendo alguna incidencia en la recepción de los servicios educativos.